martes, abril 21, 2009

Un juego demasiado sucio

Siguiendo en la línea del artículo escrito por Toni Cabot en el diario Información, quisiera comentar varios aspectos referidos al tema de las primas por dejarse perder, nada éticas, pero que también es bueno diferenciarlas y alejarlas del "resultado" lógico. Ello no quiere decir que esté a favor sino de dejarse de malos rollos como los vividos en las últimas semanas de cada temporada, especialmente la pasada, en la que las relaciones entre aficiones y clubes fue una absurda y constante pelea por determinados resultados: que los del Racing de Ferrol pensaban que el Celta se había dejado perder contra el Deportivo Alavés(cuando era lo normal en un equipo irregular ante otro que iba hacia arriba y con el gusto del 3-2 remontado ante la Real Sociedad en la jornada anterior), que el Elche no opuso resistencia al Xerez(un equipo que fue de menos a más contra otro que cogió el camino inverso) o el caso absurdo del propio Hércules-Cádiz en el que, desde la Tacita de Plata, se decía que los jugadores blanquiazules jugaban muy motivados y, desde Córdoba, que no habían hecho nada por intentar ganar al club gaditano y haciendo hincapié en la presencia de jugadores juveniles. Dos casos extremos se vieron con el paso de las semanas posteriores al final de temporada: la denuncia de Jesuli de que el Málaga-Tenerife estaba "comprado" y una extraña conversación(¿por qué razón estuvo escondida la grabacion?) del ex presidente del equipo levantinista y su capitán, Descarga. Una vez vistas las imágenes del partido motivo de la denuncia de Jesuli, el propio equipo tinerfeño mostró porque no tuvo opciones de subir pues no fue de los mejores a domicilio en toda la temporada contra otro equipo que se jugaba el ascenso. Curiosamente, nadie habló de la poca predisposición del CD Castellón en su partido de A Malata o el propio once armero en El Molinón.

El final de temporada lleva consigo ese olorcillo putrefacto de las primas, las dudas y, lo peor de todo, las insinuaciones que embrutecen las últimas semanas de competición. Insinuaciones y desestabilizaciones que pueden ser suficientes para provocar resultados extraños por un lado(primas a terceros por ganar)...y normales pero revestidos de cierto tufo de sospecha...que, a veces, es lo peor. Si el partido ante el Girona o el del Tenerife ante la Real Sociedad(el fallo garrafal defensivo en el 1-2) se hubieran jugado en las últimas dos o tres semanas se podría leer comentarios-ya se pueden ver, por eso lo comento- acerca de la labor del cancerbero Rafael Ponzo en los dos primeros goles blanquiazules, cuando la realidad mostró que el exceso de confianza o lo resbaladizo del balón por la lluvia son motivos de sobra para que alguien dejase de pensar mal. La crisis económica, la apuesta por saltar cuanto antes de la segunda división crean un mal ambiente y se busca más allá del terreno de juego modos de seguir eliminando rivales. Al parecer, el primer paso se dio en las semanas pasadas cuando, desde Vallecas, habia voces de queja porque el Real Zaragoza había "tocado" a Diamé; sea real o irreal dicha intención, la realidad es que ya hay miradas hacia un club que necesita, más que nadie, subir a 1ª División; con el paso del tiempo irán surgiendo más y más noticias que buscarán minar la moral. Lo que está claro, y el jueves lo comentaré, será la importancia de la fortaleza mental de los jugadores porque será una liga de diez semanas-ahora nueve- en pos del ascenso.

Apunte Un claro ejemplo de maletines es el que puede recibir los futbolistas del Alicante CF a partir del momento de su descenso automático a 2ªB y otro ejemplo de "insinuaciones" es pensar en intenciones de dejarse perder por fastidiar a otros rivales si la realidad es que iban a perder por ser claramente inferiores, haya o no prima.

No hay comentarios: