jueves, marzo 03, 2005

Prioridades

La semana pasada escribí sobre la propuesta de Blas Bernal, portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Alicante, que se basaba en la demolición del Rico Pérez. El tema siguió en los medios con cartas al Información y en el programa "Hércules y Punto" el pasado martes en el que se invitó a dicho portavoz para que tratase de definir mejor su idea. Quizás porque la idea me parece descabellada, sus palabras en vano intentaron convencerme y su propuesta se iba por cálculos que quedaban cortos. Así, daba por hecho de que los directivos del Hércules se plantearían que no vale la pena gastarse 1.500-1700 millones de las antiguas pesetas para recomprar el estadio y arreglarlo cuando podrían tener un campo nuevo, "funcional", se entiende por la misma cantidad; importe nimio teniendo en cuenta lo que suena por ahí ya que un estadio del mismo aforo, doblaría, por no decir, triplicaría o cuadriplicaría, lo que Bernal daba por hecho lo que costaría el campo. Por no hablar de quién hace el estadio ya que si es desde las instituciones sólo hay que recordar el lamentable espectáculo del Centro de Tecnificación: un arquitecto equivocado como lo demuestra sus fallos de cálculo en el Pabellón de Huesca que se hundió días antes de asumir la dirección del proyecto de este centro, conseguir que un lugar dedicado al entrenamiento de las gimnastas no pudiese usarse por unos fallos del propio edificio, el presupuesto se desvió, y, encima, en el mismo día del estreno- Europeo 1993 de Gimnasia Rítmica- las goteras aparecieron en un edificio que hacia su rodaje; con estos recuerdos ¿alguien espera algo bueno, bonito y barato construido por las instituciones?. Por ello, la única opción es la recuperación del estadio Rico Pérez por el bien incluso de los contribuyentes

Partiendo de la idea de que el Rico Pérez se ha de recuperar hay que ver cuáles son los problemas que tiene: estructura del propio estadio, cabinas de prensa, marcador, aseos, goteras, falta de asientos,etc. Lo primordial es saber la situación de la propia estructura del estadio donde los peritos deben analizar si hay riesgos o no. Si el estadio está en mal estado como algunos medios comentaban, no estaría mal que se siguieran los pasos por los que "La Rosaleda" o el "Heliodoro Rodríguez López" se han reformado por tramos sin que el equipo deba jugar fuera del estadio; si está bien, como es de esperar, las grietas se deberán tapar de la mejor manera pero llevo viendo esas grietas hace tiempo. Una vez resuelto lo más grave y por lo que generó controversia queda lo artificial y que se puede arreglar por períodos: los aseos son los mismos desde casi siempre y se pueden reformar; las cabinas tendrían su arreglo determinado; las goteras podría ser uno de los apartados más importantes por lo molesto que supone a los espectadores que están en tribuna o en preferente cubierta y que, para colmo, han pagado para ver el partido a resguardo del sol y de la lluvia aunque, en muchos casos, se refiere a problemas de los aseos en las gradas superiores; y, por último, el tema de la falta de asientos que es más una cuestión estética.

Apunte Sobre el marcador electrónico apuesto por recuperar el espíritu "marcador Dardo" basado en que las empresas pagasen una cantidad por cada impacto publicitario que se diera en el partido que patrocinasen ya que con cada gol se anunciarían y, después, saldría el resultado. Imaginemos que el Barça-Madrid lo anunciase una empresa llamada X y pagase 60€ por gol que se marcase en el encuentro. Eso multiplicado por cuántos partidos y empresas se anunciasen y un plus para el que se encargue de los goles del propio partido del Hércules por lo especial.

No hay comentarios: