viernes, marzo 15, 2013

Pensando en jugar


No vamos a negar una realidad: los dos últimos encuentros han provocado cierta crispación por la actuación arbitral en el entorno blanquiazul. Tanto Prieto Iglesias como Medié Jiménez lograron que los jugadores se mostrarán críticos con sus arbitrajes, especialmente Edu Bedia. Sin embargo, la noticia sacada ayer en el diario Información me preocupa por el cariz que se le ha querido dar. Recordar un hecho así me recuerda a la portada que sacó el diario Sport sobre el arbitraje de Undiano Mallenco, elegido para el partido de Copa del Rey entre el F.C. Barcelona y el Real Madrid, en ese mismo día. No sacaron nada en limpio, jugaron más crispados de lo normal los jugadores blaugranas y poco más.

Crear suspicacias sobre colegiados antes de disputarse el encuentro llega al punto de ser peligroso. No se va a sacar nada en positivo. Si el hijo del delegado de la S.D. Huesca falla - que lo hará, no como humano, sino como asistente de línea que, en el 95% de las veces levanta el banderín como un resorte- no será con el fin de dejar atrás a un rival. Una de las cosas que uno acaba aprendiendo es que no vale la pena crispar más el ambiente contra el trío arbitral antes de comenzar el partido. Otra cosa serán sus decisiones durante los 90 minutos. He visto árbitros que era para opinar mal de ellos y hacerlo bien para acallar críticas y otros de los que esperaba mucho y, al final decepcionarme.

Sé que a estas alturas de competición, todo es objeto de duda pero lo que sí sé es que los jugadores harían bien en olvidar toda esta historia y, como se dice, “poner toda la carne en el asador”: 24 puntos de 39(y dando por hecho que con 50 puntos se salva). Cuando las cosas van bien, nadie piensa en esas historias y mira que llegamos a saber de unas cuantas suspicacias pero el equipo respondió. Por ejemplo, cuando en la temporada 93/94 se eligieron sucesivamente un colegiado sevillano y otro gallego cuando estaban involucrados en el ascenso el Real Betis y la S.D. Compostela. Hoy por hoy, lo mejor es dejarse de historias ajenas y esperar que los jugadores sean conscientes de la realidad, los aficionados ya lo estamos.

Apunte. A destacar la campaña #Tualientoesnuestravoz. Vale la pena disfrutar unos minutos viendo una llamativa promoción para animar a la afición a acudir al estadio y no parar de animar. Eso sí, curiosa la manera inicial como si fuera una película de terror psicológico.

Refererencias


Noticia sobre asistente de línea: El hijo de Bueno Grimal, asistente de línea

Incluye la portada de Sport: Artículo Punto Pelota sobre Undiano Mallenco

#Tualientoesnuestravoz: Campaña apoyo.


No hay comentarios: