martes, marzo 26, 2013

La confianza y la obligación de ganar

Podemos hablar de finanzas, de estrategias deportivas o de estudios psicológicos en el deporte pero, en cierto sentido, el fútbol depende de estos dos aspectos: la confianza de los jugadores y la obligación de ganar. No hay que equivocar el concepto. Los equipos tienden a ir a ganar los partidos desde la jornada primera, luego el desarrollo de los partidos y la competición modifican esa situación. Así, algunos tienen la ilusión por ganar(ascenso inesperado), una presión “bonita” por ganar(esos que tienen el ascenso por obligación como en Villarreal),etc. En sí, la obligación de ganar consiste en una necesidad imperiosa de ganar.

Se podrían dar cuatro escenarios:

a) Ni confianza ni obligación de ganar: En esta situación, hablaríamos de un equipo que viene de más a menos, que no corre peligro pero el transcurso de las jornadas acaba siendo pesaroso. Un ejemplo podría ser aquél Hércules C.F. de la temporada 1989/90 y esa segunda vuelta en la que, sin peligrar el descenso, cada partido acababa siendo un suplicio, cuando uno recordaba esas primeras jornadas imbatidos. Un equipo indolente que se dejaba los puntos, sin tensión.

b) Sin confianza pero con obligación de ganar: No hace falta mucho para echar la vista atrás. Hay que recordar esos partidos del conjunto herculano en la primera vuelta cuando jugaban sin fe, tanto en Alicante como fuera, pero la victoria era importante para salir del pozo. Son equipos que están como “flanes”, nerviosos ante cualquier hecho que sea contrario a sus necesidades. Les acaba saliendo todo mal. Acaban siendo un equipo del tipo a) cuando la necesidad de puntos acaba como le puede pasar en breve al Xerez C. Deportivo. Entonces ya estarán condenados al descenso a 2ªB

c) Con confianza pero sin obligación de ganar: Equipos que juegan bien, los resultados les llega de forma fácil, clara pero no tienen obligación(están claramente salvados pero no pueden llegar a más) o no la sienten(por ejemplo, ese equipo “revelación”). Un ejemplo puede ser ese Hércules C.F. que ganó en Málaga(4-6), Sevilla(3-4) y Elche(0-2) al finalizar la temporada 2007/08 o esas dos victorias, sin nada que hacer, ante Albacete Balompié(4-1) y en Salamanca(1-5) al finalizar la siguiente temporada. Les sale todo con la tranquilidad de unos puntos que son innecesarios. Por cierto, son muy peligrosos si hay “maletín”.

d) Con confianza y con obligación de ganar: Equipos que están con seguridad y fe en su juego porque los resultados llegan con cierta facilidad pero tienen esa necesidad de ganar porque deben ascender sí o sí...o para salvarse del pozo. Hace unos meses comentaba las gestas del C.D. Logroñes(97/98), Polideportivo Ejido(2001/02) y Girona C.F.(2011/12) y en las tres se juntó una misma situación: sumar cerca de 30 puntos en la segunda vuelta...y resultados que comienzan a darse. El conjunto catalán sumó 22 puntos en los últimos diez partidos. El equipo comienza a ganar con sufrimiento pero, poco a poco, logra esa victoria a domicilio, logra juntar un par, tres partidos consecutivos ganando y ya está.

El Hércules C.F., en esta temporada, ha pasado de la opción b) a la d). Si comenzara la competición en la 2ª vuelta, estaríamos hablando del 10º clasificado de la tabla, con 15 puntos, con ese sexto puesto a dos puntos. Con números de cierta fiabilidad. Ahora nos vemos con capacidad para ganar a la S.D. Ponferradina - con todo el respeto por los bercianos- a diferencia, por ejemplo, de ese partido en “El toralín”. Ojalá la evolución deportiva del Hércules lo convierta en un equipo c) porque haya logrado, matemáticamente, la permanencia con cierta antelación.

Apunte Importante partido de la selección española en París y que debe solventarse favorablemente para los de Vicente del Bosque para no complicarse en exceso el acceso al Mundial de Brasil-2014. El varapalo ante Finlandia obliga a pensar en otras alternativas, que no todo es el famoso “tiqui-taca”.

No hay comentarios: