martes, octubre 09, 2012

Naufragio

Muchas vías de agua entraron en el casco de la nave herculana. Comenzó ayer con dos noticias que golpearon el ánimo:el resultado de la pruebas a Braulio anunciaban otras 4-6 semanas de baja al volver a caer en la lesión que le había apartado tras el partido ante el Girona C.F. allá a principios de septiembre; la segunda, el despido de Coco en el fútbol-base por unos motivos nada profesionales. Con el fastidio propio de estas dos noticias, poco bueno auguraba el día. El equipo se puso por delante 2-0 gracias al inmenso gol de Gilvan y la pena máxima ejecutada por Fran Mérida. No es que hubiera sido espectacular, se llegó en 3-4 ocasiones en la primera parte y hubo un punto de efectividad. Por parte merengue, tampoco se veía mucho peligro hasta que una jugada polémica-falta a Sardinero en la frontal y que el colegiado no pita- se llega a un fatídico gol de Cheryshev, tras un fallo de la defensa y Falcón que no atinan a despejar un pase diagonal hacia el centro y el hijo del famoso delantero sportinguista de los años 90 marca. Callejón, de falta, tuvo el 3-1 pero lo que estuvo a punto de llegar fue el 2-2, al filo del descanso. Era como recordar el partido de la única victoria de esta temporada. 

El Castilla mostró, sin embargo, más efectividad que los catalanes hace un mes. La segunda parte fue dominada de principio a fin por un equipo que sí tenía confianza en su capacidad de marcar goles(llevan 18 goles...por cinco nuestros) y que la fruta se iba a caer tarde o temprano ante un equipo que tuvo que cambiar a Sarpong en el minuto 17 y Pere en el descanso. Muy poca mejora se percibió en el equipo que seguía confiando en Gilvan y Sardinero en la punta. Con el paso del tiempo el run-run del empate. Un ataque herculano con un jugador del Castilla en el suelo se convirtió, por una pérdida del esférico, en un contraataque merengue que provocó la falta de Peña al borde del área. Casado marcó el 2-2.  Cierto es que Gilvan tuvo la ocasión del 3-2, pero la inercia es la que lleva ese esférico fuera de la portería y, poco después, el mazazo del 2-3 con un fallo inexplicable de Falcón(a lo sumo, que el último bote le hubiera despistado). El equipo ya estaba muerto en todos los sentidos:físico, anímico y sin ideas. Sin reacción alguna, fue testigo de la pésima defensa en el 2-4, donde Jesé entró como Pedro por su casa y batía a un vencido Falcón.  Era la penúltima de las noticias que nos iba a traer este Hércules. Porque la última fue la culminación del estado de crispación fuera del estadio. 

El iceberg, en forma de pésima planificación deportiva, preparación física y mala dirección técnica está llevando al equipo camino del naufragio y ya empiezo a temer que no haya solución. Incluso el cambio de entrenador comienza a ser una idea sin fundamento porque el daño que ha hecho la nula preparación física ya parece difícil de reparar. Quizás la gasolina sea un técnico que revolucione todo el área motivacional pero creo que ya las piernas han dejado de funcionar. 


Apunte El equipo, en la temporada 1998/99, tenía a estas alturas 7 puntos, tres más que en esta temporada. Dos victorias por 3-2(bueno,más bien 2-3 en la primera jornada y 3-2 en la sexta), un empate y cinco derrotas.No estaba en puestos de descenso y llevaba tres goles más que este año. Muy malos recuerdos que se están volviendo a percibir.

No hay comentarios: