jueves, octubre 25, 2012

La paz necesaria

Una vez resuelto el tema del banquillo con la marcha de Juan Carlos Mandiá y la llegada de dos "ex" -Quique Hernández y Moisés García León-, quedan otros problemas latentes. Sobre el asunto de la condonación de las deudas de Aligestión Integral, ya se ha escrito pero aún quedan más "páginas" que escribir y, casi, mejor no agotar al personal con un tema que seguirá apareciendo por Puerta Cero y en blogs; igualmente, comentaremos en próximas semanas sobre la elección que haga el Instituto Valenciano de Finanzas(IVF):no hacer nada, tomar el control del club o hacerse cargo del estadio José Rico Pérez vía embargo. Tampoco mencionaremos nada más de los actos del 90º Aniversario y que dejó ciertos fallos a tener en cuenta. De todos estos problemas, quiero tratar sobre el segundo eslabón de este problema: la relación entre Sergio Fernández y el presidente. Jesús García Pitarch. Durante cada semana siempre salía alguna noticia sobre decisiones y quejas del directivo valenciano en búsqueda de minar al leonés con críticas a su gestión y pretendiendo el despido del director deportivo y del secretario técnico, Carmelo del Pozo. La última fue cuando le acusó, un día antes del partido ante el Deportivo Guadalajara, de ser cabecilla de peñas.



Parte García Pitarch de un error garrafal: creer que la solución a la crisis se resuelve destituyendo a Sergio Fernández, tenerlo apartado. No, al contrario. La marcha del leonés generaría de nuevo crispación en un momento en el que el cambio de entrenador había frenado todo el mal ambiente. Sería convertirlo en un mártir(bueno, ya las decisiones han tenido como respuesta que la grada corease su nombre el día del Barcelona B). Ya se hablará de sus aciertos y sus fallos, que son apreciables antes(algunos cambios en el fútbol base), durante(algunos fichajes fueron acertados, otros fallidos como cualquier otro director deportivo) y después(algunos jugadores que fallaron han demostrado en otros equipos que no eran tan malos como jugaron aquí). Es difícil pedir a una persona que reme en la misma dirección si a los cinco minutos lo está poniendo a caldo sin comprender determinadas situaciones. La situación deportiva dentro del club no va a mejorar por cesar al director deportivo porque ya su paso es mínimo o nulo por decisión del presidente. Acusar a Sergio Fernández de crispar el ambiente es absurdo porque no ha hablado desde junio; desde la cúpula, por nerviosismo o algo peor, creen que todo lo que se les vuelve en contra es por manejos del director deportivo cuando apenas es así. ¿Cuál es la clave de esa situación,señor presidente del Hércules C.F.? Muy sencillo, los siete años de vinculación del leonés(2003-2009 y 2011-12), vestir la camiseta blanquiazul durante la época de 2ªB, haber lucido el brazalete de capitán, tener muy clara las ideas de club y que, curiosamente, en una gran mayoría, coinciden con las que piensa la afición herculana. También un excelente referente que ha estado ahí, en todo lo que le pedía el club. Es lo que, en cualquier otro sitio, se llamaría un activo, un hombre de club que está para dirigir el área deportiva, para estupendo relaciones públicas como lo demostró cuando vino a apoyar a las chicas del Hércules Femenino Sporting Plaza de Argel mientras que nadie del propio Hércules C.F. osó aparecer por el Colegio de Médicos durante la celebración de la fiesta de todo los equipos femeninos del club. Sólo un consejo: aprenda de él y deje de denigrarlo.


Apunte Una vez, se agradecen las palabras de Urko Vera sobre lo que siente por el Hércules, su primera experiencia fuera de su tierra. Tuvo que ser impresionante como sintió su paso para Alicante para mantener esa estima por el conjunto blanquiazul. Lo está pasando mal en Ponferrada tras ser el tercer delantero tras Yuri y Máyor. Eso sí, tuvo el honor de marcar el gol de la tanda de penaltis en El Alcoraz que sirvió para clasificar a su equipo.

No hay comentarios: