domingo, octubre 28, 2012

Como en los viejos tiempos

Entre los partidos en casa a los que voy y los partidos a domicilio que suelen ser retransmitidos-ahora en menos frecuencia que antaño-ya era habitual escribir después de los partidos, comentando lo que me inspiraba el desarrollo del juego. En esta ocasión, con un partido al que sólo se puede acceder vía radiofónica, me parecía un poco extraño hacerlo en función de una retransmisión. Por ello, recordaré los viejos tiempos cuando escribía sobre las esperanzas previas antes de jugar.

Ponferrada tiene un recuerdo amargo y, no vamos a negarlo, otro positivo de forma indirecta. El recuerdo "positivo" se vincula a aquella tarde de junio de 2006-bueno, se desquitó el Alicante C.F. dos años después subiendo en la ciudad del Bierzo- cuando golpeó de forma evidente al equipo vecino a falta de pocos minutos para terminar el partido. Sobre el recuerdo amargo, aquella derrota abultada por 4-1 en la penúltima jornada de la temporada 2006/07 donde Turiel y Farinós eran sustituidos en el minuto 34. El descendido club local hacía fiesta de un equipo que estaba sin objetivo alguno. Más de uno imaginaba que ese cambio podría ser significativo para el futuro del centrocampista valenciano porque cambiar a un jugador por temas tácticos, antes del descanso, suele tomarlo como un castigo público por su juego. La siguiente estancia de los leoneses también fue breve pero no hubo coincidencia porque el Hércules, por aquel entonces, también estaba en el camino del descenso de categoría tras su paso por 1ª División. Regresa el Hércules C.F. a Ponferrada con una obligación de mostrar una imagen bien diferente a la de hace un lustro.

En busca de los tres puntos, el conjunto alicantino partió para seguir escalando. En caso de victoria, dependerá de los resultados para decir que se sale de puestos de descenso pero también lo dejará en bandeja para que eso ocurra en las próximas semanas que se juegan en casa. El primer punto positivo parte de la ruptura con la tensión pasada-por una vez, se olvida esa sensación amarga de victorias nada beneficiosas por impedir el necesario cambio-, hay ilusión por sumar puntos y salir pronto de esta situación; el segundo punto positivo responde a la esperanza de ver si los jugadores reaccionan por tal de responder al cambio de entrenador-hace dos años se venció en Anoeta en el debut de Djukic o el triunfo ante el Xerez en el estreno de Paquito en la temporada 2006/07-; el tercer punto positivo es más personal: el deseo de ver a Quique Hernández poder salvar este escollo difícil que el de Alfoz le dejó con lesionados constantes. Como preocupación, un rival que sabe que puede hacer daño con la victoria y la forma física de los jugadores blanquiazules-amarillos(por la segunda equipación), con un depósito de gasolina escaso. Ojalá, el próximo martes se pueda escribir sobre los dos partidos de casa en plan esperanzador. 

Apunte. Siguen los efectos por la decisión del presidente ejecutivo herculano por elegir el horario de las 12 de la mañana en caso de no ser retransmitido el partido por televisión. Era una ocasión idónea para regresar a las 5 de la tarde dominical. Desde el C.B. Lucentum recuerdan que ese horario también era el habitual suyo y que se perjudican abonados comunes a ambas entidades.

No hay comentarios: