domingo, septiembre 09, 2012

Aplausos...y pitidos

Victoria con sabor considerablemente amargo para unas cuantas personas. Primero para el propio presidente ejecutivo que ha visto una de las entradas mas paupérrimas en mucho tiempo en Alicante;segundo, para el entrenador que aún tuvo que escuchar gritos de "ánimo" pidiendo su cabeza tras marcar Gilvan el 2-0 y, por último, Portillo, tras ser acribillado a silbidos con una ovación que mutó violentamente en crispación. Un ambiente desangelado-por mucho que alguien diga los 6.000 aficionados que aparecía en el maltrecho marcador-, con escasas ganas de animar salvo breves períodos de tiempo. El triunfo sirve para romper unas estadísticas que amenazaban con hacer figurar la temporada 2012/13 como el peor inicio de toda la historia del Hércules C.F.y para un primer paso de expiación de Braulio. Aunque sus penas estén ahí, lo cierto es que la victoria sólo llegó por él: marcó en un mano a mano con el portero, luchó hasta el final en el 2-0(para todos aquellos que se resignan a no presionar para buscar el error) -lo que permitió que el balón saliera rechazado para que lo cogiera Gilvan...como pudo haber entrado si el esférico hubiera cogido efecto más hacia la portería-  y, finalmente, pudo haber marcado el 3-0 si el esférico no hubiera ido al larguero. Detrás de él, hubo un Fran Mérida que combinó algún que otro error con una actitud que le hizo merecedor también de algún gol. Quizás no tenga el gol de Míchel pero sí creo que puede ir de menos a más. 

Fue el "10" el que salvó, pues, el partido con el 1-0 a los cinco minutos. El equipo gerundense intentaba buscar el empate con Jandro y los ex herculanos Hens, Ion Vélez y Felipe Sanchón. Pero el conjunto blanquiazul tenía la tarde de cara y un balón inofensivo de Mérida se convierte, por indolencia del defensa, en un rechace peligroso que Gilvan aprovechaba. En menos de 25' el resultado era beneficioso para el once alicantino. Pero el equipo seguía teniendo imprecisiones, Jandro se movía por el área con una facilidad peligrosa. Afortunadamente, ayer no fue el día de los delanteros catalanes(hace dos semanas golearon en Guadalajara por 1-5) y el 2-1 llegó casi al límite del descanso por mediación de Felipe Sanchón, defenestrado por Juan Carlos Mandiá y García Pitarch. La segunda parte pudo ser la de la remontada, afortunadamente no lo fue porque los disparos visitantes se iban fuera, desviados. Los ataques amenazaban con un complicado empate tal como estaba el ambiente. La lesión de Pere, su sustitución y la entrada de Rivas minimizó el riesgo. Las entradas de Sarpong y Portillo tuvieron poca presencia aunque una entrada por banda del holandés estuvo a punto de acabar con un pase a Portillo que un defensa blanquirrojo despejaba. 

Tres puntos importantes ante una semana difícil: el martes, partido de Copa del Rey en Sabadell, en horario matinal ya que es fiesta regional, y el domingo ante el "coco", un Villarreal C.F. que sí será un peligro delante con Cavenaghi y esa "joven promesa" llamado Pandiani que sigue siendo el mismo peligro de siempre.

ApunteEstaba indignado Juan Carlos Mandiá con la prensa alicantina por, supuestamente, no decir la verdad sobre el tema Portillo, permitiendo que al afición crucifique al delantero de Aranjuez. Sin embargo, las cifras están ahí: 58' en Lugo ,45' ante el Elche,33' en Alcorcón en la segunda parte y, por último,5' ayer. El entrenador, responsable de la llegada de Portillo tras decir no la temporada pasada, está demostrando con hechos que nunca ha querido contar con Portillo. Afortunadamente, claro.

No hay comentarios: