martes, septiembre 18, 2012

Perdiendo los papeles

Aparte de la derrota en Villarreal, de una trayectoria preocupante que se ha comentado por activa y por pasiva, hay otras líneas  de actuación que preocupan porque desvelan que no hay propósito de enmienda. 

Nos encontramos con un tema deportivo, cuya gravedad está en dos aspectos diferentes: no se ve en Mandiá la solución a la situación deportiva pero, más grave, una planificación deportiva demoledora que puede minar la temporada 2012/13. Siempre puede haber milagros pero lo normal es que se vaya arrastrando como le ha pasado al F.C.Cartagena o al C.D. Tenerife en años anteriores y que se vieron incapaces de salir de este pozo. 

Otro asunto es el problema institucional. Éste ha afectado al área deportiva(ruptura con Sergio Fernández), al área económica con los recientes juicios y resoluciones como la del ERE que están manchando a la entidad alicantina por unas formas de actuación que han sido marcadas como la letra escarlata más allá de la ciudad de Alicante. También ha tenido influencia en la afición(área social), que está más enojada de lo normal y con toda la razón del mundo, que ha abierto los ojos: unos deciden no abonarse por el hastío provocado y que les ha colmado el vaso de la paciencia; otros protestan pero el resultado aún está a la espera de más fuerzas que se unan. 

Por último, quiero mencionar la última batalla: contra los medios de comunicación de Alicante. Ya hubo problemas en la pretemporada con algún periodista por preguntar algo que, para García Pitarch, era ejemplo de cuestión insidiosa, pesimista.Sin embargo, el delirio llegó a más en una tertulia organizada con la Asociación de la Prensa Deportiva. La definición de "kale borroka", desagradable por el término utilizado, muestra una cara que preocupa: creer que hay una persecución contra él, contra el club por las decisiones tomadas. En definitiva, creer que el aficionado debía de aplaudir a todo lo que se dijera:aceptar la presencia de Portillo en la plantilla, no protestar, animar como si fuera un robot carente de pensamiento-para más inri, creer que toda la información y la opinión sale de Sergio Fernández- y estar de acuerdo con las decisiones tomadas. Creyó el presidente ejecutivo que la afición se sometía a lo que decían los medios de comunicación y arremetió contra ellos por crear mal ambiente cuando sólo se ha indicado lo que se ha hecho mal. Desconocedor de cómo se las gasta el aficionado herculano, sus comentarios han ido en la dirección contraria a la deseada por el propio García Pitarch.

--------------------------------------
Aparte: Llama la atención, una vez más, su explicación por no jugarse el partido de presentación:  el coste de abrir el estadio. Curiosamente, se abrió el estadio para mostrar la nueva equipación el día antes de tomar esa decisión. Otro aspecto a destacar es que García Pitarch se presentó como presidente el día 6 de julio y la campaña de abonados se organizó para finales de es emes: tuvo tiempo para decir que no habría partido...pero se organizó dos con su conocimiento.¿No se lo consultó al administrador judicial antes de la campaña?. El problema no fue el partido, fue que se tomó la decisión al día siguiente del escándalo de la afición con la camiseta y cuando se había bloqueado el acceso a Sergio Fernández en Fontcalent ese mismo día 31 de julio por la mañana.Ante la previsible reacción airada de la afición, impidió el partido de presentación. El coste es un argumento vacío. 

No hay comentarios: