jueves, septiembre 06, 2012

Malditos 78 puntos

Mientras la marejada por el juicio sobre el tema de la reclamación de Enrique Ortiz para que la deuda que tiene en el Hércules sea considerada crédito ordinario(que tampoco privilegiado como se indica en el artículo 91 y siguientes) vuelve a llevarnos por esos habituales mundos de lo extradeportivo en este club, quisiera colocar los célebres 78 puntos en su sitio. Antes de proceder, me llama  la atención curiosamente que la administración concursal lleva varias visitas a los juzgados, como se supo hace un par de semanas cuando se supo el tema de las sentencias estimatorias en parte a favor de Hacienda Pública y Seguridad Social para que se consideraran sus deudas como créditos de privilegio especial.

En el terreno deportivo, quiero rescatar esa historia de los 78 puntos que tanto recuerda Juan Carlos Mandiá desde su regreso a Alicante. Como recordarán, el técnico lucense llega al Hércules tras una primera etapa en la que logró el ascenso a 2ª(2004/05) y cesado con el equipo en la división de plata tras no vencer en diez jornadas consecutivas. Justo es mencionarlo que se va en la primera etapa sin levantar una palabra más fuerte que otra, reconociendo que el cese era lógico. Tras el paso de José Bordalás, Uribe, Paquito- los tres en la temporada 2006/07- y Andoni Goikoetxea en la edición liguera 2007/08. Llega en la temporada 2008/09 con buenos futbolistas como Farinós, Tote,Abel Aguilar, Morán, Calatayud o Delibasic. El equipo sumó los célebres 78 puntos con buen juego, hay que reconocerlo, viviendo buenos momentos que no sería justo olvidar ahora. Obviamente, tampoco sería justo negar que aquella fue una temporada "fácil" a la hora de sumar puntos con tres equipos por encima de los 80 puntos y los de abajo con cifras ínfimas como las 19 del Sevilla Atlético, 35 del S.D.Eibar ó 43 del Deportivo Alavés, que logró la puntuación más baja para un 19º puesto cuando el descenso ya se había puesto "caro" con los 50 puntos sumados por varios descendidos en esa posición. Buen juego, bonitos goles, una ambición que no apareció en varios partidos,etc. Sin embargo, todo el entusiasmo se disipó con la marcha de Juan Carlos Mandiá a Santander. Una "espantá" que ya se sabía, pues había rumores de otros equipos de primera interesados en él. Quizás una despedida correcta en el último partido en la temporada 2008/09 hubiera sido mejor. 

Llega por tercera vez el año pasado. Erróneo, aunque comprendiendo a Sergio Fernández en su opinión de que, en la tesitura de la temporada pasada, era la mejor opción. Se prevía un año difícil pero los resultados apoyaron pronto al equipo. Pero las críticas al juego hicieron que comenzara a airear los 78 puntos de la temporada 2008/09. Un inicio explosivo que nadie creía que se podía dar visto lo que costó formarse el equipo.En once jornadas, 28 puntos. Sin embargo, los últimos meses son duros para el lucense que es criticado por el juego, la poca ambición mostrada. La crítica no llega sólo de la afición y prensa, también del director deportivo Sergio Fernández. Aquí vamos hacer un aparte. Una persona A puede creer que otra,B, es óptima en un momento y pensar lo contrario en otro instante porque crea que "B" ha cambiado, porque esperaba algo diferente. Como se vio al final, Sergio Fernández se arrepintió de esa cláusula de renovación y pedía el cese de Mandiá para afrontar bien la nueva temporada. 

Una vez más, con otra planificación que ha sido peor todavía, más errática, sigue aireando los 78 puntos, logrando que muchos aficionados acaben ya renegando de esa felicidad de hace cuatro años. 

No hay comentarios: