martes, mayo 08, 2012

Los nervios y la conspiración

Suele ocurrir en los instantes finales de la competición: aparecen los nervios de ver que no se ha resuelto el objetivo de la temporada, al menos, el mínimo que es el que más tensa pone a la afición:la permanencia, incluso en equipos pensados para más(por ejemplo, el Villarreal C.F.). En esos momentos, cualquier asunto pone de los nervios y acaba explotando como pasó el sábado pasado en el estadio granadino Nuevo Los Cármenes.Ya en la ciudad nazarí hubo rumores a lo largo de la semana cuando se supo la elección de Clos Gómez para el partido ante el Real Madrid. Su origen aragonés había puesto a más de un aficionado alerta ante lo que podría ocurrir. Aunque no se puede negar que el penalty a Cristiano Ronaldo era y que hubo mala suerte en el autogol del ex herculano David Cortés-de los de tierra,trágame-, lo que es cierto es que ese runrun acabó por explotar dentro del vestuario rojiblanco. La reacción la vimos todos(jugadores rodeando al árbitro, una botella que sale volando a la cara del colegiado, las expulsiones de rigor),luego la que se supo a través de los medios(que se le acabó persiguiendo por parte de los aficionados, que se le cortó internet en el estadio,etc). Todo un repertorio de motivos para pensar en lo que puede ocurrir en Vallecas. Ahí es cuando ya la conspiración cubre todo el estado de ánimo. Varias voces en Granada se huelen que aquello puede ser un partido para pensar mal; si a eso le unimos la sensación de estar salvados en el minuto 80 y de depresión en el 94', con varios jugadores sancionados.

Aunque las protestas a los árbitros es casi normal, lo de los órganos de designación es para hacérselo mirar para no captar que había que tener un poco de tino a la hora de evitar suspicacias. Quisiera traer al recuerdo dos semanas consecutivas en las que el herculanismo también estuvo de uñas con la elección del colegiado cuando estaba en juego determinados temas que,en alguna ocasión me había llamado la atención pero no como aquellos días. Era la temporada 1993/94 y la promoción de ascenso era una opción plausible para un equipo que regresaba a la división de plata tras un lustro por el pozo de la 2ªB. En aquella ocasión, nuestros rivales era el R.C.D.Espanyol(que ya se había escapado en la clasificación), el Real Betis, al que se le tenía ganado el goal-average y comenzaba también la escalada a primera división, el C.D.Toledo y la S.D.Compostela. Cuando el Hércules C.F. recibía al filial culé, con aquel joven Jordi Cruyff y Quique Martín, el designado fue Japón Sevilla, del colegio andaluz(suspicacia por el Real Betis) que no estuvo muy acertado-sobre todo sus jueces de línea-; pero es que, una semana después, el colegiado era el gallego Puentes Leira(suspicacia por el Compostela) en Badajoz-en aquel encuentro se anuló un gol al equipo blanquiazul-, dos semanas en las que se pensó en que no se quería que el Hércules tuviera opción de jugar el play-off, que las designaciones escondían algo. Aquello pasó, tampoco es que sea algo al que le preste atención pero, en momentos como el de la semana pasada en Granada, llego a entender que, en ese punto, tienen razón aunque, al final, no sirva para nada bueno.
 
Apunte Un poco frustrante aquello de los "dos aliados" que escribí hace un par de semanas. Desde entonces, el equipo de José Luis Oltra ha sumado un punto de seis mientras que el Barcelona B ha perdido los que disputó. Y lo curioso es que lo lógico es que hubieran sumado más ante el estado de los rivales.

No hay comentarios: