jueves, enero 28, 2010

Sonrisas y lágrimas

El CD Castellón visita Alicante para volver a jugar contra el Hércules por undécima temporada consecutiva. Como una vez comenté en este blog, herculanos y "orelluts" han hecho de este partido un inusual "clásico". En Alicante, estos últimos encuentros han acabado dando pequeñas(empates) y grandes(victorias) alegrías al equipo local pues el club blanquinegro no vence desde la temporada 1999/2000;desde entonces, cuatro triunfos y cinco empates han sido el resumen en el que el recuerdo va hacia aquel 4-1 en la única tarde buena de Cuéllar, el 1-0 con el que el Hércules lograba su primera victoria en casa...en enero(2003/04) o como ha sido el partido del debut de Felipe Miñambres(2001/02) o de Bordalás(2005/06). Además, desde la temporada 2002/03 se han ido intercalando las victorias y los empates como si fueran dientes de una sierra, a la perfección. Incluso, parece que todo lo que está ocurriendo en Castellón hiciera ver eso con las bajas que están teniendo y que hacen que Ulloa esté sólo en la delantera y las alternativas son terribles. Llega el CD Castellón en un mal momento aunque, sinceramente, para los de la Plana, cualquier partido ya es una cuesta arriba impresionante. En el caso del Hércules, la enfermería se va llenando poco a poco(Tiago Gomes, Peña).

Pero la historia de los duelos va mucho más allá y se extiende por décadas y categorías. pero dos duelos destacan por encima del resto: en 1984 y 1988. En esos dos encuentros hubo sonrisas por un ascenso a 1ª(1984) y lágrimas por un descenso a 2ªB(1988). Así, el 20 de mayo de hace 25 años y medio disfrutamos de uno de los momentos más bonitos: ascenso y en el propio estadio Rico Pérez. Aquel éxito con 10 años hizo que surgiera con un poquito más de fuerza el herculanismo en mí, en una persona que no tenía raíces en Alicante y que sólo llevaba tres años viviendo en Alicante. Aquella temporada la viví y disfruté a lo largo de los diez partidos que pude ver in situ. Cuatro años después, no estuve presente en el Rico Pérez pero debo suponer que fue un drama, más por el modo de bajar(un autogol absurdo de Huertas) que por otra cosa. Aunque sólo había visto aquel partido ante el Málaga de Juanito unas jornadas antes de la debacle, el descenso hizo que se hiciera más fuerte la convicción de apoyar a este club en la categoría de bronce, poco a poco hasta acabar abonándome.

Apunte No es fácil predicar en el desierto aunque no sea mi objetivo. Saben cuál es mi opinión sobre los perjuicios que al fútbol modesto(incluso dentro de la primera división) la va a generar tantas retransmisiones futbolísticas y con tanta variedad horaria. Si se prefiere audiencias por ambiente en los terrenos de juego, mal vamos.

No hay comentarios: