domingo, enero 23, 2005

Memorias de un gran hombre


Aunque ya se sabía la noticia de que Toni Cabot se hará cargo de la biografía de Rico Pérez, se confirmó este hecho durante la intervención telefónica del periodista en el programa "Hércules y Punto" que conduce Quique Tébar junto a Iván Pertusa. Tras tantos intentos se logró que el gran presidente herculano accediera a que se hicieran unas memorias que, sin presionar a Cabot, ya son esperadas por mucha afición ávida de ver cosas de "su Hércules" en librerías. La verdad es que hay varias personas cuyas memorias serían recordadas, otras con el tiempo. Así, podríamos recordar al célebre Ramón, un jugador que hubiese marcado época; Kustudic también se recordaría por ser un goleador cuyos goles serán recordados - especialmente ese "hat-trick" al Valencia-, Giuliano o incluso el mismo Kempes sin olvidar a Rodríguez con ese hito de 36 goles en una temporada.

Todos los jugadores, entrenadores, sin embargo, no alcanzan en superar cuanto significa don José Rico Pérez para el herculanismo. Presidente desde 1.971 y en la Viña acabó de presidente en el año 1.984 con el ascenso a 1ª División y en el estadio que creó para el club. Dos años junto a José Torregrosa y terminó la vinculación con el club pero no así con su corazón blanquiazul puesto que ha seguido la trayectoria herculana hasta el punto de ser interventor en la primera suspensión de pagos allá por el 2000.Durante su presidencia se vivieron grandes éxitos y otros menores pero también importantes como aquella promoción con el Cartagena en el 1972, un año después de su llegada, estreno de la sede del club en la calle Velázquez junto al presidente de la RFEF Pérez Payá, primer ascenso a 1ª (1974), los dos años primeros acabando 5º y 6º, los ocho años en Primera, el hecho de conseguir que Alicante fuera una de las sedes Mundial de España, el segundo ascenso a 1ª(1.984) tras el descenso de dos años antes. En resumen, diez años en la élite y el nombre del Hércules sonando en los carruseles deportivos de aquellos años de la Transición.

Pero aún queda algo importante y que perdurará si se desea desde el Consistorio: el estadio que lleva su nombre porque en la Asamblea en el que se trató la construcción del estadio así se deseó(1.973). Un estadio acogedor para la época en que se construyó(fue de los primeros donde se podía sentar toda la gente y no había aforo de a pie) , que fue más impresionante con el añadido de la grada del Mundial y que, sólo el descuidado trato del Ayuntamiento y ambos clubes, hace que esa fiesta no sea más esplendorosa.

Toni Cabot tiene trabajo de sobra para lograr expresar hasta que punto es importante el gran presidente para la afición pero lo mejor de su trabajo es que tiene garantizada su acogida cuando finalice las conversaciones y escriba el libro.

No hay comentarios: