jueves, agosto 22, 2013

La titularidad por obligación

No podía dejar atrás el debate que se da en este país sobre la titularidad en la portería del Real Madrid. Un portero que sigue siendo uno de los mejores(Iker Casillas) vs. el que regresaba al club de Concha Espina(Diego López). El tiempo dirá si Iker vuelve a la portería del Real Madrid, sería lo más normal pero sin negar los méritos del otro guardameta que, cuando ha podido jugar, lo ha hecho bien. Desde el momento en que Mourinho quiso dar un curioso toque de atención a Casillas se torció todo: alineó a Adán en Málaga y encajó tres goles, provocó un penalty a los seis minutos ante la Real Sociedad. La lesión de Casillas en Valencia lo condenó a no jugar ni un minuto más. Ni siquiera pensó Mourinho en él para los últimos partidos intranscendentes. Eso, unido a ciertos frases en rueda de prensa por parte del técnico portugués acabó de molestar a un considerable sector de afición madridista y apuntar sus críticas hacia el mismo Mourinho.

Con la llegada de Ancelotti, la gente esperaba la titularidad de Iker pero el italiano dio la sorpresa y le dio la presencia en la portería a Diego López, en sí, la “víctima” de este debate porque parece que se le niega el mérito. El tiempo dirá si Iker recuperará la portería. Habrá que esperar la idea de Ancelotti, quien podría pensar en Iker para Champions(el verdadero sueño madridista) y Copa del Rey; el dilema llegará si esas competiciones acaban antes de tiempo. También ver cómo es el entrenador a la hora de cambiar de porteros a lo largo de la temporada cuando tiene dos grandes porteros.

Ahora bien, me preocupó la actuación de Iker Casillas durante el calentamiento previo al partido contra el Real Madrid: una sensación de incomodidad con la situación de suplencia, con algunas protestas que recibió desde una grada,etc. Parece como si creyera que el puesto fuese suyo. En cierto sentido, me recuerda como a dos emblemáticos jugadores herculanos, cuando no eran titulares, no se les veía en el rondo de suplentes. Entonces, eso me parecía una falta de respeto hacia el titular que jugaba en su puesto y hacia los suplentes que sí se dejaban ver, quizás porque sabían que, por su status, les correspondía ganarse la titularidad. Creo que los futbolistas con nombre debían ser los primeros en dar ejemplo y si el entrenador decide su suplencia, deben mostrar un carácter normal y no esconderse. En el caso de Iker, hubiese preferido que el jugador se hubiera ido a entrenar como lo hubiera hecho igualmente Diego López si hubiera sido suplente.

Apunte: Bueno, se van resolviendo los problemas de fichas y algunos de los lesionados que permitirán otro once en el estadio Heliodoro Rodríguez López. Se queda para la anécdota esos 13 jugadores profesionales que tuvo Quique Hernández para el partido inaugural.

No hay comentarios: