martes, abril 02, 2013

Sobre el fútbol y el dinero

Una vez analizado el encuentro del pasado domingo, entro a comentar un artículo que se publicó en EL PAIS hace unos días sobre la burbuja del fútbol, ya pinchada. Por cierto, curiosamente, no se cita en el texto los problemas que han ayudado a pinchar la burbuja: los problemas de pago de ciertos operadoras televisivos, formando EL PAIS parte de PRISA, una de ellas. Unas tensiones en las arcas de los clubes que también han ayudado a generar el problema archisabido. Obviamente, no sólo es eso. También hay asuntos relacionados con los fichajes de dudosa calidad y que obligan a pensar mal de su realización.

Para comenzar, sí que es merecido reconocer una verdad pero matizada: decía Prada Gayoso - administrador en el R.C.Deportivo de la Coruña- que gestionar bien un club de fútbol o una S.A.D. porque se sabe de antemano los ingresos que pueden haber para un ejercicio deportivo(los ingresos televisivos se saben de antemano, los de patrocinio y, si hay sentido común, hasta los ingresos por abonos) y sólo es cuestión de saber gestionarlos sin excesos. Ahora bien, el matiz lo aportaba, en este artículo, Rubí Blanc cuando hablaba de lo difícil que es el entorno del fútbol. Incluso, el mismo Vicente Andreu tuvo que sufrir cómo negaban su profesionalidad por ser aficionado de un conjunto rival del Levante U.D.(aquí en Alicante se vivió esa situación cuando se rumoreó la presencia de un dirigente del Elche C.F. en la comisión que regulará las cuentas del club blanquiazul). Sin embargo, el verdadero problema llega cuando se miraba más la tabla clasificatoria que las cuentas del club. Equipos que, con mala situación económica valoraban la necesidad de echar a un entrenador o cambiar medio equipo.


Aunque ya he escrito varios artículos sobre este tema, la solución pasó por 1995. Cuando la LFP cedió ante las protestas de aficionados celtistas y sevillistas ,finiquitó toda posibilidad de poder sancionar deportivamente la mala gestión-no por impago a jugadores sino un tema de avales- y aportó el primer paso para el desastre. Luego vino el maná de las televisiones, los fichajes disparatados, que tuvieron un aliado tremendo: la sentencia de Bosman permitía la contratación de jugadores con pasaporte europeo. Aunque es cierto que se debe permitir el libre acceso de los ciudadanos europeos, hubo mercados que permitieron fichajes de dudosa calidad, la pérdida de sentimiento del aficionado por su club y cierto cachondeo con el asunto de pasaportes hasta el punto que el propio Hércules C.F. llegó a tener uno de esos jugadores en sus filas:Alyson. Los resultados deportivos tapaban cualquier tema extradeportivo y sólo el descenso por impago a jugadores podía delatar la mala situación de varios clubes menores. En este apartado, es justo mencionar el papel de las administraciones públicas. Curiosamente, la primera idea, con las S.A.D. ,era que no se repitieran los planes de saneamiento de los ochenta...y acabó siendo elemento clave en varias transformaciones en sociedades anónimas de varias clubes, sea por gestión propia para buscar a los socios, sea por la compra de paquetes de acciones. Más de un club salvó el cuello esos míticos “31 de julio”(cuando se desciende si no se paga a los jugadores) por una mediación de las administraciones públicas vía aportación de alguna empresa como, por ejemplo, televisiones autonómicas que echaban un flotador a última hora. Las deudas han ido aumentando a medida que las tablas clasificatorias iban pasando de año en año. Una de las claves es la inmensa diferencia-ahora ligeramente arreglada con la ayuda por descenso- entre jugar en 1ª y hacerlo en 2ª, lo que hace que se apueste muy fuerte, más allá de lo posible, creyendo que un año más en 1ª puede resolver el problema y ser muy acuciante si está en 2ª. En esa línea podemos hacer referencia, igualmente, a esos maletines de última hora. No es una cuestión de acusación, es simple cuestión de hemeroteca.


Hay dos matizaciones a lo dicho en el artículo: el primero es la connivencia de las administraciones con el fútbol(también se podría indicar que esa situación se da con otras actividades lúdicas como las subvenciones al cine o las ayudas a la tauromaquia) . Así, Vicente Andreu indicaba en el citado artículo que “Un Ayuntamiento no se atreve a embargar la taquilla a un club que no pague el IBI como haría con una ferretería”. Sin embargo, habría que apelar que una ciudad, indirectamente, recibe más de un club de fútbol que de esa hipotética ferretería. Recuerdo que la Cámara de Comercio de Alicante emitía un informe en 2010 sobre la aportación del ascenso del Hércules a 1ª en la ciduad y la provincia. La otra es el tema de los aplazamientos y fraccionamientos que están en la legislación tributaria y que, en cierto sentido, su situación como acreedor es similar a la de los otros que mencionaba el artículo:”Si liquidas la empresa se vende el patrimonio y se reparte entre los acreedores. Pero en el fútbol solo puedes vender los trofeos, que igual tienen un valor para un coleccionista, y los futbolistas, que no dan para pagar nada. Así que los acreedores suelen preferir seguir con la actividad y aceptar una quita”.

Como dice el artículo, no sabemos lo que pasará con el paso del tiempo. Lo que sí es seguro es que habrán más obstáculos para que vuelvan a haber los excesos de antes. Por un lado las dificultades de los operadores televisivos y patrocinadores va a obligar a cierta sujeción de gastos ante unos ingresos algo más recortados; por otro lado, el archimencionado Fair-Play financiero que la LFP quiere implantar.

Referencias:


No hay comentarios: