domingo, agosto 05, 2012

El deshonor y la guerra

Aunque ya venía de antes, esa semana ha sido complicada en el entorno herculano. El lunes se presentaba la nueva equipación en el estadio Rico Pérez, como se comentó el pasado martes, pero lo hizo con polémica, con pitidos de parte de los asistentes en la grada hacia los dirigentes(Parodi, García Pitarch, Valentín Botella) y hacia un desafortunado maestro de ceremonias. Un día después, llegaba el altercado en el campo de entrenamiento en Fontcalent con aquellas puertas cerradas con intención de vetar el paso a Sergio Fernández. Pocas horas después, el club anunciaba que la presentación se suspendía y se trasladaba el partido ante el Granada C.F. con la excusa del estado del césped. Para rematar ese martes, a última hora de la noche, llegaba un comunicado del entrenador explicando las razones del incidente matinal. Un día después, era Tote quien apelaba a los aficionados a "poner a cada uno en su sitio" en su despedida. El jueves era el día para que el técnico se reafirmara en sus argumentos del comunicado pero no eran convicentes. El viernes fue el día de la presentación de Fran Mérida y Portillo, recibiendo el madrileño insultos de unos pocos aficionados. Por último, la derrota ante el Granada C.F. es de las que hacen daño cara a la venta de abonados. Estamos a dos semanas de comenzar la temporada y el entrenador sigue sin tener idea del equipo que tendrá en Lugo, si se va a tener que tragar el orgullo con Diego Rivas y Sanchón en la plantilla o apostar por la cantera por no hacerles jugar.

Como han ido leyendo, la afición ha ido respondiendo a cada uno de los actos desafortunados de un club errante. Uno de los errores más graves fue no jugar en Alicante el partido ante los andaluces, permitir desfogarse a los críticos y así liberar el ambiente cuando el Elche C.F. visite el feudo herculano. Ahora dependen del resultado de Lugo para que se frene el ambiente de disgusto entre los aficionados. Disgusto que se ve en una campaña de abonos con poco éxito, con cartas como las de este aficionado que no son excepción. Otros que pasarán por taquilla porque sólo les queda el cariño hacia el club en sentido abstracto, por el recuerdo de años y años de abonado, pero poco más, porque no se sienten representados por algunas personas que están dentro del club, sea en la faceta institucional, sea en la faceta deportiva. Tras las conversaciones de Munich en 1938, Churchill criticó a Neville Chamberlain, primer ministro británico, con una frase lapidaria y cierta:"Preferisteis el deshonor a la guerra. Pues bien, tenéis el deshonor y también tendréis la guerra". Frase que, a nivel herculano, empieza a parecerse tras los hechos descritos y que barruntan un año difícil tras el evidente divorcio entre parte de los aficionados con las noticias que salen por ahí. Que la afición va a utilizar ídolos tales como Tote o Urko Vera contra jugadores como Portillo o Braulio, por ejemplo. Por no hablar de la antipatía hacia el técnico y que amenaza con cánticos a ritmo de Guantanamera, salvo que el balón entre,a poco que las cosas no marchen.

Apunte. Siguen los problemas en el Málaga C.F., un ambiente muy cargado por el tema económico, deportivo(la marcha de Cazorla y Rondón) y social(la agresión al coche del director deportivo por parte de aficionados). La venta de la sociedad sigue aún en el alero.

No hay comentarios: