domingo, marzo 18, 2012

Sencillo en apariencia

Cinco goles en la portería de Saizar pero marchando del campo con una sensación de haber jugado con una o dos marchas menos. La diferencia, pues, con el día de Villarreal, por ejemplo, fue la "tremenda" efectividad sobre el terreno de juego y no un juego virtuoso ante un rival que puso las cosas difíciles hasta que Gilvan marcó el 3-0 y los jugadores alcarreños bajaran los brazos rendidos. Sólo así se llega a entender el 4-0(galopada de Samuel hasta casi tres cuartos de campo) y el 5-0 donde Míchel marcaba de cabeza. Los de Carlos Terrazas, al igual que el Hércules aquel día ante el filial groguet, habían tenido casi más ocasiones hasta el minuto 60 que los locales pero entre Falcón y ese larguero salvador se evitó que se complicara la vida. El tercer gol desanimó a los manchegos que ya mostraron, eso sí, una peligrosa debilidad en la zaga que les puede llevar a tener problemas en un futuro no muy lejano. Que el equipo herculano mereciera vencer, no hay duda; sin embargo, como en otros encuentros, pero el marcador reflejó esa diferencia de efectividades que, ante otros rivales, no será así. Lo positivo es haber sumado tres puntos que colocan el casillero en 51 puntos-eso implicará otro artículo a lo largo de esta semana- pero con un ánimo que no está mejor que ayer. Queda, eso sí, felicitar a Gilvan por su estreno goleador porque, quizás, fue de los que más se mereció esa alegría.

El comienzo fue "tremendamente" positivo tras colocarse pronto el equipo de Mandiá 1-0 a los seis minutos de partido: un saque de esquina en largo, disparo de Arbilla desde la frontal y toque suficiente de Míchel para desviar el esférico de forma considerable hacia el otro lado de la portería. El conjunto alcarreño fue a buscar el empate con los disparos desde la frontal que Falcón atajaba. En sí, se veía buscar por parte rival, un dominio del balón y un peligro que luego no era tal. Míchel tuvo, eso sí, el 2-0 en una jugada personal que no fue efectiva pero, poco después, llegó el 2-0 en un disparo de Calvo que no logra blocar bien Saizar y Abel Aguilar aprovecha para marcar el gol de la tranquilidad. Hasta el descanso poco más que decir. Había alegría por el resultado pero poco más. Se veía que faltaba intensidad en el juego. Tras el descanso, buscaron los manchegos recortar como fuera el marcador y estuvieron en un tris. Con leves pitidos en la grada, estuvo el Deportivo Guadalajara con una opción seria que se estrelló de forma contundente en el larguero. Pudo haber sido el 2-1 y unos rivales crecido en pos del empate. Pero ayer el Hércules tuvo ese plus que le permitió alcanzar el 3-0 con un tanto de Gilvan de tiro raso y cruzado. Ahí, el conjunto visitante-que había iniciado la segunda parte de forma revolucionaria con dos cambios, dijo basta, que no era el día de gestas. Un cuarto de hora después, Samuel , sin apenas oposición, se plantó con el balón en la zona de tres cuartos, cedió a Calvo que, driblando a Saizar, sólo tuvo que empujar el esférico para materializar el 4-0. Y tras el cuarto llegó el quinto gol -segundo por parte de Mïchel, de cabeza, a centro de Calvo- que dejó el encuentro con un resultado que, con todo, no quitó esa imagen del cuarto de hora inicial de la segunda parte en el que era más factible el 2-1 que el 3-0.

Apunte Una vez más, el fútbol está en un sinvivir tras el desvanecimiento de Muamba, jugador del Bolton Wanderers, cuando jugaba ante el Tottenham Hotspur. La imagen del jugador tumbado en el suelo hizo recordar otros casos de infausto recuerdo como la de Feher o Puerta. El jugador está en la UCI en estado crítico. Veremos la evolución en las próximas horas pero esperemos que no tenga el final trágico de los dos mencionados. Por cierto, no menciono a Foe porque las imágenes en el campo ya dejaban bien clara su muerte sobre el terreno de juego.

No hay comentarios: