lunes, mayo 18, 2009

Temporada 1985/86

Partidos: 34 (548)
Victorias:8 (163)
Empates: 6 (136)
Derrotas: 20 (249)
Goles a favor: 35 (640)
Goles en contra: 62 (913)
Puntos :22 (462)

Ocupó el puesto 17º en la clasificación siendo la mejor clasificación el decimotercer puesto alcanzado en varias jornadas-la última vez a falta de once partidos- mientras el peor fue el 18º en la quinta jornada.

Jugador con más partidos: Santi Bakero(31 partidos)
Máximo goleador: Kempes (9 goles).
Mayor victoria: Hércules 5-2 R.C. Celta de Vigo
Mayor derrota: Real Sociedad 6-0 Hércules.


Este Hércules tuvo un triste punto de inflexión cuando no hacía falta que ocurriese: la marcha de Mario Alberto Kempes cuando aún faltaban doce jornadas hasta el punto de que nadie desbancó al argentino como máximo goleador herculano de la 85/86; el equipo ,que se iba recuperando poco a poco del mal inicio y del cambio de entrenador, cogió una trayectoria desde el adiós del argentino que acabó condenándolo al descenso en la antepenúltima jornada, en el peor escenario posible. Poca gente podría vaticinar que se tardaría 10 años en regresar a la élite porque se iba a caer posteriormente en la fatídica 2ªB. La derrota inicial en La Romareda iba a suponer un cambio con la temporada anterior donde se venció por 0-1. Aunque, previsible, la derrota no tenía que preocupar en comparación con otros rivales; el empate a dos en el Rico Pérez ante el Atlético de Madrid debía de indicar que era una temporada que quería parecerse a las de la anterior etapa gloriosa; además, el tanto de Kempes fue de bella factura, un gol olímpico. Sin embargo, tres encuentros consecutivos sin marcar dejaban a los de Antonio Torres en el último puesto; aún no se consideraba peligroso puesto que los rivales y los movimientos en la tabla clasificatoria eran habituales en los comienzos de la competición liguera mas no se debía perder en el propio feudo herculano donde se debía cimentar la permanencia herculana.Así, a la primera ocasión, el Hércules vencía por 2-0 a la Unión Deportiva Las Palmas, que estaba acompañando a los blanquiazules en los puestos bajos. En el peor momento llegaba un FC Barcelona herido que se parecía bien poco al de la exitosa temporada anterior; el equipo blaugrana se quitó de un plumazo un "negativo" y endosó dos más a los de Antonio Torres que volvían a caer a puestos de descenso(1-2). Una semana después, la derrota por 2-0 ante el Cádiz CF en el estadio Ramón de Carranza supone el cese de Antonio Torres aunque, inexplicablemente, se creía que tenía voto de confianza por parte del club. El elegido es Manolo Villanova, un técnico con bagaje, que ejercía labores técnicas en el Real Zaragoza y que tenía aún secuelas anímicas del grave accidente de tráfico que segó la vida de su familia tres meses antes. El debut fue propicio logrando una victoria por 1-0 ante el Real Valladolid; a partir de ahí hasta el final de la primera vuelta se mostró una doble cara: efectiva y victoriosa en el Rico Pérez mientras perdía a domicilio. Para colmo de males, el entrenador se resbalaba en un entrenamiento y tenía que ver escayolada su pierna por lesión de menisco y ligamento. En la jornada 11 llegaba el triunfo más abultado de la temporada: el Hércules vencía al club vigués por un rotundo 5-2 con dos goles de Kempes y el primero del islandés Petursson además de Carlos y Reces. Un resultado que dejaba más colista al equipo gallego mientras los alicantinos seguían en liza.Dos semanas después, era la Real Sociedad la que caía en Alicante en un partido polémico (2-0) y colocaba a los herculanos fuera del peligro del descenso. A una derrota le acompañaba el triunfo posterior que permitía olvidar malos rollos: en la jornada 15 llega el triunfo más esperado por la afición herculana pues el Valencia CF pierde en Alicante por 3-2 en una tarde pletórica para las huestes herculanas.De nuevo, tras la derrota en Sarria(4-1) llegaba la victoria ante el Racing de Santander por 1-0 y con los alicantinos llegando al ecuador con dos puntos por encima del descenso y la confianza en seguir los pasos: fortaleza en casa y buscar los puntos fuera.Sin embargo, la segunda vuelta iba a aguardar algo peor, comenzando con dos empates en casa salvando los muebles(2-2 ante el Real Zaragoza y 1-1 ante el C.Athco. Osasuna) mientras los desplazamientos iban acentuando el temor a una lucha como la de la temporada pasada. Si la temporada estaba siendo desconcertante, más lo era cuando los alicantinos eran comparsas del escándalo de San Mamés(1-0) en el que Javier Clemente anunciaba su decisión de apartar a Sarabia de la disciplina rojiblanca mientras que Andoni Goikoetxea marcaba el único gol en un encuentro más cargado por un ambiente turbio y que, a lo largo de la semana siguiente, acabó en cese del técnico de Barakaldo. Para el Hércules se acercaba irremediablemente el punto de inflexión: Kempes se despedía del fútbol español en el encuentro que su equipo disputaba con el Sevilla CF. El triunfo por 2-1 fue el penúltimo del equipo en esa temporada aciaga. A partir de ahí, la hecatombe: un punto de diez posible vuelven a colocar al Hércules en puestos de descenso empatado con el Osasuna, que ocupa el 15º puesto;a pesar de todo, sigue en liza aunque ya deja de ser el Rico Pérez ese fortín de la primera vuelta. El 0-3 ante el Real Madrid tuvo, a pesar de la claridad en el triunfo merengue, una desagradable tinte extradeportivo en las gradas. En la jornada 28ª, a seis del final, el Hércules vence su último encuentro de la temporada; estaba fuera de puestos de descenso y condenado irremediablemente al Celta de Vigo a jugar en segunda al tener 10 puntos de desventaja con los alicantinos a falta de doce en juego; el encuentro ante los gallegos se decidió en los últimos minutos de la primera parte cuando Bakero y Petturson dejaban el marcador con un 0-2 casi definitivo. A pesar de este punto de confianza se volvía a caer en Alicante(0-1 ante Sporting) y de forma rotunda en San Sebastián(6-0) afrontando ante el Real Betis un partido importante. La derrota, cimentada del minuto 74 al 77, supuso el vuelco de las esperanzas de mantenerse en Primera ya que el 2-1 que campeaba en el marcador dejaba a los blanquiazules con un punto por debajo del C. At. Osasuna. En la semana siguiente se confirmó el descenso matemático en el Luis Casanova(3-1). El último encuentro en el Rico Pérez acabó con empate a uno entre el Hércules y el RCD Español; los catalanes tuvieron el primer gol en los primeros segundos del encuentro y la opción de ganar tras un penalty en la prolongación y que Lauridsen enviaba al limbo desaprovechando para los suyos una oportunidad para ganar algún partido fuera de Sarria.El balón a las nubes fue el ejemplo de un más que apagado encuentro entre dos contendientes sin ilusión.El propio Manolo Villanova, desolado el día del Real Betis, no dudó en criticar a buena parte de la plantilla por no responder a su confianza aunque también reconocía su cuota de culpa por el descenso. La última jornada culminó el desastre alicantino con una derrota por 4-1 en el vetusto terreno de El Sardinero. Se había terminado definitivamente la época de José Rico Pérez en la presidencia del club, si bien compartió los dos últimos años con José Torregrosa; éste último siguió poco tiempo a cargo del equipo... fue el inicio del desastre ínstitucional que llevó al equipo a 2ªB. Otra travesía en el desierto esperaba a la afición herculana.

No hay comentarios: