jueves, noviembre 22, 2012

¿Y Urko?

 El pasado 27 de julio, Urko Vera se despedía de la afición blanquiazul en la rueda de prensa. Hastiado del tratamiento de Juan Carlos Mandiá, tomó la decisión más lógica y fácil: marchar. Ya el técnico había negado minutos al ariete vasco unos días antes. Veía que Portillo, Braulio llegaban mientras Adrián Sardinero y Gilvan, polivalentes ambos, le habían superado y era, prácticamente, el 5º delantero. Poco valió el esfuerzo del año pasado, esos 13 goles(11 de liga, 2 de Copa del Rey) quedaban en papel mojado ante la llegada de dos refuerzos que no habían superado esa cifra. Llegó a Ponferrada y, prácticamente, mojó en pretemporada y, sobre todo, cuando marcó en la segunda jornada de Liga. Su paso por el club leonés no está siendo todo lo deseable que quisiera: lesiones, cruce de palabras con el entrenador Claudio Barragán y, sobre todo, un transatlántico llamado Yuri que ocupa el puesto de “9”.

No es un deseo expreso de contar con el ariete vasco-también dudo que, desde Ponferrada, dejasen que volviera- pero sí mirar como esa decisión ha hecho infelices a todos: por un lado, el equipo no puede contar con un jugador que el año pasado ya rindió ante las ausencias de Braulio, Portillo ( porque apenas se nota su presencia en el césped); por otra parte, el delantero vasco quizás pudiera haber rendido, haber contado más minutos que en Ponferrada. Ahora, el club, atenazado por las deudas y en procedimiento concursal, necesita reforzarse con un delantero, pues ya sólo quedan Portillo y Adrián Sardinero tras la última lesión de Gilvan Gomes. Ahora es cuando se recuerda ese viernes en el que se prescindía de un “9” que no era un Messi, un Cristiano ni un Van Basten pero sí tenía la eficacia de un Julio Salinas(sí fallaba bastante, pero superaba la decena de goles allá donde iba). Un jugador que ya, el año pasado, tuvo que suplir las constantes ausencia de David Aganzo y contaba con buena parte del apoyo de la grada, de aquellos que sabíamos donde estábamos y a lo que se podía ambicionar con los recursos disponibles.

Se quiera o no, el estilo Urko(jugador destacado de 2ªB) es el que se debe de buscar tras los fracasos como los de Aganzo, Braulio, Trézéguet(en la segunda vuelta, demasiado costoso para el rendimiento que generó). Ese esl destino. Seguro que, entre 1.900 jugadores de la categoría de bronce, está ese Eduardo Rodríguez, procedente del C.D. Badajoz. Sólo es cuestión de buscar. Otra cosa son las ganas de trabajar.

Apunte. Que los grandes como el Real Madrid o el F.C. Barcelona se quejen de los arbitrajes suena a chiste. Un perjuicio combinado con cuatro o cinco acciones de “beneficio” es lo que suele ocurrir con los grandes. Lo terrible es que sus lamentos suenan más que el de muchos clubes que se ven arrollados una tras otra vez por los de “negro”.

No hay comentarios: