martes, noviembre 06, 2012

Carta a la plantilla

Antes de protestar, llorar por un presunto mal ambiente- a lo sumo sensación de cementerio- les recomiendo que aprendan un verbo muy curioso porque aparece en el diccionario pero no en sus mentes:empatizar, sentir empatía, es decir, sentir una identificación mental y afectiva de una persona con el estado de ánimo de otro.

Entiendo que un futbolista pueda echar de menos el ánimo de la afición en estos malos momentos. Es lo que suele decirse:"Anímame cuando menos lo merezca porque será cuando más lo necesite". Comprendo que, en un momento determinado, los nervios pueden hacer que se volatice la confianza, donde el disparo, antaño directo a las redes de la portería, se va directo a la banda lateral. Sé la necesidad de encontrar ese punto de inflexión de verdad, no empates a cero como en Almería: tener dos resultados positivos consecutivos-uno por la victoria y otro para confirmar la mejora- y, a partir del tercer resultado positivo ya se puede ir adelante con confianza. También hay una lección que un futbolista comentó hace poco tiempo en una situación como la vuestra: volver al A-B-C del fútbol, a intentar a hacerlo sencillo e ir asegurando conceptos.

Sin embargo, también considero que es necesario dejarse de criticar a la afición. Asombra porque todos vosotros, hace años, fuisteis aficionados de vuestros equipos y seguro que os gustaba que aquellos jugadores rindieran al 100%, sabéis que derrotas como las de ayer y las anteriores en el estadio José Rico Pérez duelen y lo que menos necesita un aficionado es ver jugadores que se lamentan del mal ambiente echando pestes sobre la afición(Arbilla, Portillo, Peña...). No, no es el camino para arreglar las relaciones. Hay que entender que están ante una afición que no ha vivido una gran alegría desde aquel 4-1 al Atlético de Madrid hace 22 meses, que ha tenido constantes sinsabores desde entonces. Si le unimos lo mal hecho en este verano, es suficiente para que la gente no está para muchos ánimos. ¿La afición es la que anima al equipo o viceversa? Durante años he visto que la afición herculana aplaude la garra, no dar un balón por perdido-valoran más un centro mal realizado tras una carrera impresionante que ver que un jugador no llega a ese balón o se le ve desidia-, cualquier ocasión se aplaude,etc. Durante años, la afición ha sido más que voluntariosa para el ánimo; en esa tesitura, si Peña, Portillo, que habéis vivido los años bonitos de buen juego, debéis comprender a la afición y preguntaros si, realmente, estáis dando todo por este equipo antes que criticar a los cada vez menos asistentes al estadio. Está en vuestras manos recuperar el buen ambiente en la grada y eso será con vuestro juego. Eviten excesos verbales que sólo pueden perjudicar el entorno todavía más.

No hay comentarios: