domingo, noviembre 28, 2004

Esperanza diferida


Por enésima ocasión salimos del Rico Pérez sin la alegría de ganar, pero esta vez reconozco que no me ha dolido tanto el empate como en otras "épocas". El equipo ha mostrado otros argumentos, esta vez más interesantes, pero que no han generado el resultado deseado. Días como hoy son los que sí pueden ilusionar. Sin ser un bonito fútbol hubo momentos puntuales que inciden en una nueva esperanza...o eran las ganas de que así fuera.

Para empezar, contar que este equipo tenía una ausencia por encima de todas: Sisi, un jugador explosivo y gran interior derecho. Sin embargo, ahí no quedaba la cosa ya que Patri, uno de los mejores en Tafalla- donde jugó el mejor partido y donde comenzó a recordar a ese Patri activo del Alicante-, no jugó esta mañana. Otras bajas se han encontrado de sopetón con unos rivales de cuidado ya que Asián o Chiqui verían que sus puestos estarían tapados por Vicente Pérez o Cristian. Además Vicente Verdejo parecía a ese jugador de la etapa del canario Pérez, desdoblándose cuando podía con Miguel y no lastrado como con Miñambres; obviamente se le notaba al de Villena con falta de ritmo y compenetración con sus compañeros tras tres meses de ostracismo.

El mejor gesto que se ha visto en esta matinal ha sido una carrera que se ha dado Tarrés desde el centro del campo, presionado por varios rivales y llegar hasta el área grande donde tuvo que ser derribado, una jugada inimaginable hasta hace dos semanas; la lucha por el balón ,un juego más adelantado -con los problemas que conlleva- y, sobre todo, lo fundamental que es crear ocasiones. Un día no estas acertado pero no se va a estar así toda la temporada. Con el juego de hoy no habríamos desaprovechado los "Huesca", "Badalona" o "Sabadell" y estaríamos en una situación mejor.
Lea la crónica del Hércules CF 1-1 CD Benidorm

No hay comentarios: