lunes, marzo 20, 2017

Espejismo o realidad

Cuando salía ayer por la puerta correspondiente a mi grada tenía, delante de mí, una duda sobre los futuros partidos del conjunto blanquiazul. La victoria ante el filial "perico", aún alegrándome, no terminaba de quitar unas sensaciones que, hasta el encuentro en Villarreal, dudo que puedan desaparecer.

Como ya habrán leído alguna vez por estos lares, una de las quejas habituales de la dirección del equipo, bajo las órdenes de Luis García Tevenet, era que no había dado la medida ante los de arriba, los que te indican-más allá de recortar o no la diferencia- si puedes dar el do de pecho en un hipotético play-off.  La destitución hace dos semanas ante el conjunto de Hospitalet de Llobregat dejaba al nuevo entrenador dos partidos ante rivales de abajo para valorar la mejora. Numéricamente, parece que sí(de hecho, con Luque se han sumado cuatro puntos por uno con Tevenet) pero no deja de haber dudas. Hace una semana fue un punto salvado en la bocina, en esta semana se ganó ante un conjunto que, salvo unos pocos jugadores, no está teniendo una buena hornada, a la que se suma dejar marchar jugadores como Gual, ahora en el Sevilla Atlético, y que sigue siendo, una vuelta después de marchar, el máximo goleador del filial entrenado por David Gallego.

En esta situación, ni venirse arriba por una victoria que aún se tiene que corroborar en otros sitios y otras situaciones(por ejemplo, la Chechu-dependencia), pero tampoco venirse abajo por alguna duda que dejase el partido de ayer. Habrá que ver las próximas jornadas para ver si algunos aspectos mejorados de ayer se mantienen(un Nieto muy participativo, un Dalmau voluntarioso más allá del gol marcado,etc) y los fallos se van limando. En este aspecto, también que hay dar gracias a que el equipo ha recuperado un poco de "ángel" en los últimos minutos y ver si lo de los últimos minutos del partido fue producto de picardía o una forma física, en cierto sentido, preocupante a poco que se sube el pistón de la intensidad.

En Zaragoza, el próximo domingo, se juega uno de los tres partidos antes de resolverme la duda de ver el "efecto Luque" en Villarreal y si sigue en pie. Generalmente, hay dos tipos de cambios de entrenador: el efervescente(es decir 2-3 buenos resultados y después seguir con la inercia anterior) o el efectivo(el que se mantiene durante todo el tiempo). Esperemos que el cambio acabe resultando positivo y no excesivamente tardío como temo. Cerca de aquí, el "maestro" de Luque ya ganó 1-3 en Cartagena ayer, ojalá el pupilo siga en la misma línea.
  



Apunte Agné fue cesado ayer por la tarde. Posiblemente, las malas lenguas apunten a que la victoria del Rayo Vallecano ante el Real Oviedo estrechó la soga del entrenador catalán del Real Zaragoza.De hecho, ese estrechamiento de cinco a tres puntos de la salvación es lo que habrá acelerado una decisión que bien pudo haberse tomado veinticuatro horas antes.

No hay comentarios: