viernes, abril 24, 2015

Pulso entre delanteros

Es habitual en los equipos modestos, obviamente alejados de ese conjunto de estrellas, que la pugna de sus delanteros se muevan entorno a los 14-15 goles cada uno. El mismo Hércules que salió hace una década de la maldita Segunda División B tuvo una pareja (Jordi Martínez y Merino) que sumó 23 goles de los 45 goles de aquel año. Hay temporadas explosivas donde destaca un delantero (los 36 goles de Eduardo Rodríguez en la 1992/93), otras en las que el reparto es bueno idóneo(los 14 de Rodríguez, 12 de Alfaro y 10 de Jankovic el año del ascenso a Primera en 1996), otras en las que el delantero de referencia se muestra ‘regular’ (Paco Luna marcó 11 goles en cada una de las tres temporadas en las que estuvo en el club blanquiazul). Esta temporada, por desgracia, se está moviendo en unos números alejados de los deseados por las cuentas de la lechera, en el pasado mes de julio. Portillo y Fernando Rodríguez tienen cuatro partidos para llegar, al menos, a una marca “mínima” digna para un delantero, la decena de goles. Al polémico “9” de Aranjuez le quedarían tres goles, mientras que el sevillano está en la mitad del recorrido, muy alejado de los dieciocho que marcó la temporada pasada en Cartagena.Visionados parte de sus goles el año pasado, se ve que no ha habido suerte, a pesar del buen inicio con la grada, cuando marcó el 1-0 en el partido de presentación ante el Albacete Balompié. Entre ambos, doce goles, una cifra entre regular y buena…, si estuviéramos hablando de uno de ellos, no de la suma de la dos.

No tenía fácil José Rojo ‘Pacheta’ cómo ‘gestionar’ el tema Portillo cara a la grada. En parte, contó con una ayuda inicial extra en forma de pitidos al “9” por parte de los aficionados que viajaron al ‘Nuevo Pepico Amat’ de Elda. Aquello supuso el crecimiento de un rumor que no tuvo fuerza(la salida del de Aranjuez porque el mercado de verano no había terminado aún) pero que permitió al técnico burgalés apostar por el sevillano como delantero titular durante unos cuatro partidos. Pareció que podía ser el inicio de una buena pugna cuando la recuperación del puesto de delantero titular por parte de Portillo se resuelve con un gol ante el Sant Andreu.Los goles de la pugna se concretan con fuerza ante el Atlético Baleares donde los dos jugadores (Fernando y Portillo, marcan los tres goles de la victoria. Durante un mes, Fernando debe ser el titular ante la ausencia de Portillo por lesión de isquiotibiales. Dos goles, uno en Olot y otro ante el Reus (de penalti). En Cornellà, la siguiente jornada, fue Portillo el que marcó. Durante tres semanas consecutivas, parecía que ambos delanteros habían entendido que el pique era bueno y el equipo salía ganando.

La crisis deportiva acabó con Pacheta. Los malos resultados de enero (dos empates, dos derrotas) supusieron el cese del entrenador burgalés. La llegada de Manolo Herrero parecía indicar que Fernando (alguna foto de la coincidencia de ambos en el Real Jaén) podía tener sus opciones pero la realidad ha distado mucho de ser esa. Es más, mirando en ese 2010, cuando el técnico entrenó al Real Jaén la segunda vuelta, el delantero había recalado en el San Roque, club de la ciudad de Lepe. Fernando juega en el Martínez Valero y marca el 0-2 desde los once metros. Fue su último gol en la temporada. A partir de ahí, los goles de “9” los ha marcado Portillo, dejando la pugna con un ‘score’ de 7-5.

En cuestión de minutos, Portillo gana a Fernando Rodríguez (1.858 minutos frente a 1.722). Eso sí, ambos sobre el terreno de juego han coincidido poco más de medio millar de minutos. Lo curioso es que la cifra estaba a favor del sevillano con la marcha de Pacheta y es, con Manolo Herrero, cuando se ha revertido.En el caso de Fernando, se pasa de jugar 58 minutos con el técnico burgalés a 37 con el actual entrenador. Puedo aceptar que no está acertado ante portería pero tampoco se ha buscado el ánimo para poder revertir esa cifra. De los doce partidos con Herrero, el de Pilas ha salido ocho veces desde el banquillo (90 minutos acumulados en los últimos seis partidos). Con esa perspectiva, con un compañero que tampoco es que esté mereciendo la titularidad por sus goles, faltó mayor alternancia en la delantera de un conjunto que, si está ahí, se debe a otros factores como la suerte, el acierto de Cuevas o Chechu Flores.

Apunte Buena noticia que llega desde Santander, donde se resuelto una "pata" de los problemas que tiene el Racing. Aún le queda el asunto de los impagos a la plantilla pero el asunto de la ampliación era importante llevarla a cabo,

No hay comentarios: