sábado, junio 14, 2014

Derrota sin anestesia



Tenía cierto resquemor ante este partido pero no pasaba por mi mente ni la de ninguno que se fuera a caer con tanto estrépito ante Holanda y merecidamente. Un rival que, curiosamente, en el particular modo de escribir de los medios nacionales, “estaba en un nivel inferior” al de hace cuatro años. Menos mal. Porque ha pasado por encima de la selección un tren arrollador que tenía, para más inri, “sed de venganza” por lo acontencido hace cuatro años en la final del Mundial de Sudáfrica. Además, había algo más importante: el que perdía el partido, amén de jugársela con Chile, sabía que su cruce de octavos pasaba, nada menos, que por jugar con la anfitriona. Y si eso ya es complicado, imaginen si se llama Brasil y ya demostró en el partido inaugural que no le costaría contar con “ayuda” ajena. Es decir, una derrota dejaba el camino absolutamente bloqueado en octavos.

Y eso que el gol de Xabi Alonso daba buenas vibraciones. Con 1-0 y ese segundo gol posible en las botas de Silva, todo pintaba de color blanco pero el conjunto “oranje”(aunque con ese azul marino en el día de hoy) pasó por encima del combinado nacional sin arrugarse. Además contó con una ayuda extra de una defensa que estuvo, como se suele decir “empanada” y un Iker Casillas que tampoco tuvo su día. La euforia de muchos, como siempre, cambiará en un cruel rechazo, a un “ya lo dije, que estaban muy “creciditos”. Y lo peor es que el entrenador rival es de los que se crecen en situaciones como ésta.

La derrota, dicen, puede venir bien porque bajará los humos pero no sé qué decir. Recuerdo que en los primeros amistosos tras ganar el Mundial de Sudáfrica recibió varios vapuleos(Argentina, Portugal) parecía reaccionar pero aquí no hay posibilidad de reacción. A partir de ahora hay dos finales, pasando la primera por vencer, sí o sí, a Chile y luego a Australia. Si alcanza los octavos, Brasil y para casa. Sí, puede darse que le salga un partido a España como le ha salido a Holanda, de gran acierto arriba pero el pesimismo, por ahora, es mayoritario.Una derrota muy dolorosa en el que la imagen del partido fue el caminar de Del Bosque por el banquillo intentando animar a unos jugadores que se han dado de golpe con una realidad...que la historia no gana partidos.


Apunte. Para más inri, ha sido la derrota más contundente de una selección que defendía título en su partido inaugural. Varias lograron ganar, algunas empataron y sólo Argentina(y en sus dos ocasiones, ante Bélgica y Camerún, ambas por 0-1) y Francia han perdido. Italia en 2010 empató los dos primeros partidos y perdió el último con Eslovaquia.

No hay comentarios: