domingo, enero 26, 2014

La vie en rose


Sin duda, el título sería perfecto... si estuviéramos hablando de una crónica de un blog de un aficionado del Club Deportivo Tenerife. Para nosotros, no, para el equipo de Quique Hernández pareció ser de color rosa cuando Gai Assulin marcó el empate a dos al minuto y medio de la segunda parte. Dos zarpazos blanquiazules igualaron un partido que se había puesto muy pronto en contra de los intereses herculanos por dos errores de principiante en todo un veterano como Peña. Primero, dando una ventaja innecesaria para Ayoze, que fusiló a Falcón a los tres minutos. Con el shock del gol fácil, llegó el 0-2 en una jugada que fue errónea de origen: cuando lo sencillo era haber enviado a saque de banda, Peña comprometió a Escassi dando lugar a saque de esquina; en esa jugada a balón parado llegó el gol de Carlos Ruíz, rematando en el primer palo . En seis minutos, 0-2 y un vaticinio terrible ante un rival que, sin hacer nada, disponía de una ventaja considerable. Poco a poco, fue cogiendo balón con ese trivote Hervás-Font(que volvía del ostracismo...para no salir tras el descanso)-Yuste. Con el paso del tiempo, llegaron las ocasiones blanquiazules, incluso a pares, siendo la más importante la que erraron Gai Assulin(desde la grada parecía que había sido Ferreiro) y Portillo en el rechace. El gol llegó con un centro que un zaguero canario tocaba lo suficiente para que llegara a Portillo que marcaba el 1-2 en el minuto 44. Se había salvado la primera premisa que era llegar “vivo” al descanso.


Con intención de ir a por el partido, Quique sacaba a Font y colocaba artillería: Azkorra. Portillo siguió con la estrella del final de la primera parte y pasaba perfectamente a Assulin para que el israelí marcase el 2-2. Quedaba toda una segunda parte para buscar el 3-2 con tranquilidad. Lo que sí notó es que el conjunto rival no se desmoronó por la pérdida de la ventaja que llevaba y esperó su ocasión que ya, en la primera parte, le pudo haber permitido irse con un excesivo 0-3. Irónicamente, las ocasiones escasearon cuando el resultado era bueno para el conjunto local. Salvo la falta esquinada que Portillo no acertó a materializar, poco se había buscado el tercer gol. Cuando más se acercaba el final del partido, un error de falta de intensidad permitió que Ayoze marcase el 2-3. De ahí hasta el final-incluida la expulsión excesiva de Juanma Ortiz- fueron intentos con cierto nerviosismo. Eldin tuvo dos ocasiones para marcar el empate a tres pero se quedó todo con esta triunfo del conjunto tinerfeño hoy de rosa y que sí tuvo su “vie en rose” particular.



Se vuelve a las andadas pero lo único bueno es que la competición está tan loca y con tan poco margen que sigue todo más o menos igual. De haber ganado, estaría en mitad de la tabla pero sin perder tampoco la cabeza porque el principal escalón aún no se ha superado(permanencia).



Apunte. Cayó en mis manos un libro de Julián García Candau sobre “el fútbol sin ley”, editado en 1980. Estas tres décadas habrían dado para escribir un par de libros más sobre el tema.Tras leer las primeras páginas veo que hay cosas que no cambian.

No hay comentarios: