sábado, marzo 28, 2009

Objetivo Vitoria

El Deportivo Alavés es de esos equipos que ha pasado, a lo largo de su existencia, entre cierta gloria y el ostracismo. En su día, era el equipo rey de la ciudad alavesa pero los éxitos continuados del Tau Baskonia en la competición doméstica(ACB) y en Europa la han relegado a un estado ligeramente inferior(como cuando el Lucentum estaba en la ACB y el Hércules en 2ªB) a pesar de sus intentos de volver a repetir los buenos momentos de principios de esta década, cuando se batieron contra el Liverpool en la final de la UEFA en el 2001; por aquellas fechas, el Hércules había finalizado su peor estancia en 2ªB y se veía con cierta envidia lo que sucedía por Vitoria con el deseo de repetirlo. El Deportivo Alavés pasó buena parte de los cuarenta y dos años que separan sus dos primeros pasos por la división de honor(54/55 a 55/56 y 98/99 a 2002/03) entre la tercera división y la 2ªB aunque es cierto que ya se ha estabilizado en el fútbol profesional...a pesar del turbulento paso de Dmitri Piterman como máximo accionista. Mendizorroza no ha sido un feudo de grato recuerdo pero tampoco se puede negar que se ha vivido alguna que otra alegría; por ejemplo, se perdió en Vitoria esa racha de victorias a domicilio del año del ascenso a Primera(95/96) y, sin embargo, se ganó en su regreso tras la primera división: el Alavés subía casi siete meses después pero los de David Vidal lograban una victoria ante un protagonista hasta hace una semana aciago: Canal +. Se volvió a repetir la victoria en la 2006/07 por 2-3 en el que , anecdóticamente, Rubén Navarro marcó en la portería defendida por Ismael Falcón. La temporada pasada, Mendizorroza fue el inicio del declive deportivo de Andoni Goikoetxea en el Hércules...y eso que era la jornada octava; su delito fue pensar en la faceta defensiva(el regreso de De los Santos) más que en la ofensiva. Se perdió, a pesar de igualar el 1-0 inicial, en un penalty absurdo de Sergio Fernández en los instantes finales del partido.

Sin duda, mañana será otra historia que, ojalá, sea más cercana a aquella victoria de la época de David Vidal o de Josu Uribe que a la temporada pasada o los primeros encuentros en Vitoria. Lo que sí es cierto es que la victoria es casi obligada aunque, es cierto, un empate no sería negativo por un motivo: creyendo que el Real Zaragoza subirá, lo mejor sería repetir el mismo resultado que los maños en cada encuentro que disputen ya que los de Marcelino llevan dos jornadas de referencia en comparación al Hércules lo que sirve para calibrar las posibilidades. Vitoria no es fácil: la Real Sociedad lo sufrió(2-1) al igual que el Real Zaragoza(empató un 2-0 en los minutos finales) y la disposición alavesa es a luchar cada punto fundamental para salir de ese abismo en el que se han colocado más por cuestiones económicas(debilitamiento de la plantilla) que deportivas. Contra ellos, el Hércules se presenta con varias bajas como la de Tuni, Expósito o Abel Aguilar y la duda de Delibasic. La ausencia del balcánico y el hecho de jugar fuera pueden hacer que Mandiá decida por un día volver al esquema original con Tote junto a un extramotivado Rubén Navarro mientras que Sales volvería a la banda derecha como titular. Una victoria sería estelar de cara al próximo encuentro ante el defenestrado Sevilla Athco.

Apunte Lo que sí es seguro es que el colegiado Pérez Montero, de íngrato recuerdo desde aquel Hércules-Sporting de la temporada pasada, volverá a ser ese protagonista que tanto anhela en cada partido. Ese afán que sobrepasa debates sobre profesionalidad o no de los árbitros.

No hay comentarios: