jueves, agosto 25, 2005

Esas noches coperas

Tres años han tenido que pasar para que los aficionados herculanos puedan vivir esas noches coperas que antaño eran habituales en el club blanquiazul. Aquel encuentro ante el RCD Mallorca fue el último que se jugó en esa edición donde se logró una gesta de graves consecuencias para el equipo castellonense: el gol a última hora de Borge al Villarreal(2-1) supuso el inmediato cese de Víctor Muñoz cuando, ni siquiera, se había llegado a la segunda jornada liguera. Esa victoria fue de grato recuerdo por esa emoción que se vivió hasta el pitido final. Ese último encuentro no le fue a la zaga en cuanto a emoción: el equipo bermellón tuvo que recurrir a la tanda de penaltis para pasar a la siguiente ronda. Cosas del destino, ese Mallorca se proclamó campeón de la Copa del Rey unos meses después y a escasos veinte kilómetros de Alicante. Desde aquella noche, el herculano ha debido esperar para poder vivir esas noches de fútbol mientras que debía recurrir a la radio para escuchar los carruseles y ver como equipos de primera caían con una facilidad pasmosa; no podía disfrutar plenamente ya que no sentía la presencia de su equipo en ese momento mediático del "minuto y resultado" al que tanto estamos acostumbrados los oyentes. Lejos quedaba aquella época en la que el equipo actuaba un año sí y otro también. La permanencia en 2ªB frenó esta continuidad con lo que se jugó de forma esporádica. Sin embargo, no se recordaba un paréntesis tan largo sin jugar en una competición donde se había hecho historia. El próximo miércoles 31 de agosto será la fecha del ansiado retorno.

Ante ellos se presentará el tradicional sistema de ida y vuelta aprobado ayer a última hora por el tripartito entre LFP, Federación Española de Fútbol y el Consejo Superior de Deportes(CSD). Sí, han decidido fulminar un sistema, el de partido único-es posible que así se determine en la comisión que se celebrará mañana a la una de la tarde- , que muchos medios de comunicación habían catalogado como positivo y que había relanzado una Copa del Rey que languidecía por aburrimiento extremo en años anteriores. Sorprende como la Federación no tuviera la fuerza para negarse- al cabo es una competición que ellos organizan- a tal cambio que devolverá "su" competición al ostracismo hasta que se alcancen los cuartos de final. En otras palabras: adiós carruseles deportivos desde la primera ronda, adiós emociones fuertes, adiós "bombas" informativas como aquellas eliminatorias en las que el Toledo o el Figueres eliminaban, respectivamente,al mAdrid y al Barcelona. Para colmo, los equipos de 1ª y, más aún, los que juegan en competición europea, se libran hasta octavos de final de jugar esta competición. Además de herculano, siempre me he confesado como aficionado "espanyolista", es decir, del último equipo que ganó la Copa del Rey en su formato antiguo(1999/2000) y, la verdad, me siento apenado por la eliminación de un formato que le daba emoción desde el principio, sin olvidar que este formato ha sido letal para el Espanyol, que ha caído en las cuatro últimas ediciones sin alcanzar la tercera ronda. Sin embargo, hay que diferenciar entre el "forofismo" y ver que era un sistema que valía la pena si el equipo grande rendía. El partido único no era injusto sino que permitía igualar la supremacía técnica y económica del equipo de 1ª y la ilusión del equipo modesto. Ahora han mantenido la ventaja del equipo superior mientras que han borrado la ilusión del equipo inferior para poder soñar y convertir la eliminación de un grande en una quimera.


Apunte El "vestusto" marcador ha sido desmontado una década después de su "debut" en aquel Hércules-Athletic B. Tras dos meses de su montaje se puso en funcionamiento mientras que el antiguo Dardo funcionaba de forma alternativa. Una vida muy dura la de este marcador que reducía nombres, se bloqueaba o ,dirctamente, no funcionaba

No hay comentarios: