jueves, diciembre 03, 2015

De despachos

Cuando ayer se supo la noticia durante la retransmisión del Cádiz CF-Real Madrid, perteneciente a la ronda de dieciseisavos de final de la Copa del S.M. El Rey, no vamos a negar que el partido perdió todo interés, cediendo éste a las redes sociales donde el fallo garrafal de la entidad merengue generó ingente cantidad de comentarios, tuits y “memes”. Una debacle que aún hace pensar quién falló y pague el pato. Aunque también puede ocurrir como aquí contra el CD Alcoyano en la temporada 2011/12, cuando una rueda de prensa de Perfecto Palacio sirvió para acabar con toda crítica hacia el delegado del equipo, Ángel Linares y apaciguar el ambiente que se generó tras vencer al conjunto alcoyanista. Pero, por norma general, suele llevarse a alguien por dentro.

El fallo del Real Madrid consistió en alinear un jugador que debió no haber jugado ayer por tener una sanción de la temporada pasada en esta competición.En cierto sentido, lo mismo que le sucedió al Hércules CF con respecto a la sanción de Samuel Llorca, que era de su época en el Elche CF en la temporada anterior y que supuso un fallo morrocotudo y dejar en nada un partido ganado en la prórroga. El argumento que el Real Madrid invoca será, por lo visto en los medios de comunicación, un defecto de forma como sería el hecho de no haber sido notificado de la sanción. Con todo, el argumento debería caer en saco roto pues, aún apareciendo su nombre en la relación de julio-aunque con la mención de Villarreal CF- era para haberlo tenido en cuenta para el primer partido en cuestión. El caso de Cherishev tiene una ligera diferencia con el de Samuel. Cuando el central fue sancionado, nadie esperaba que fuera a ser contratado por el Hércules; el caso del jugador canterano del Real Madrid, estamos hablando de una cesión con lo que,lo normal, sería haber estado al tanto de su situación.

¿De quién es la culpa? Lo normal sería apuntar al que tenga la función en el club merengue de vigilar la situación de los jugadores desde el punto de vista federativo(comenzando por la tramitación de las fichas como el seguimiento de las amonestaciones, el que esté al tanto de las circulares que emite la RFEF sobre la competición). En ese caso, se decía que ahí el delegado Miguel Porlán “Chendo” no tenía esa función. Se suele acusar al jugador de no comunicar su situación y algo de razón habría pero el fútbol “federativo” es complejo y el jugador no tiene porqué estar al tanto de la normativa que sale. Él sabe que en ese último partido no salió expulsado sino amonestado.En el caso de tarjeta roja en aquel partido, sí creo que se acordaría de la situación y podría haberlo transmitido pero, en otra situación, es algo que ocurrió a principios de marzo. Tampoco lo achacaría al entrenador pues, como Cheryshev, estaba fuera del Real Madrid para saber que el jugador estaba sancionado desde la temporada pasada.

Ha sido un ridículo manifiesto pero que, a su vez, apuntar las culpas es difícil. No es una situación como le pasó al propio entrenador en un Novelda CF-Valencia CF en esta misma competición y la alineación de un cuarto extranjero que no se podía alinear.


Apunte. Resultó hasta cómico que algunos periodistas de la capital que profesan cierta simpatía por el Cádiz CF aún creían que el club gaditano no iba a denunciar, que iba a ser “un club señor”. Lo curioso es que se deben olvidar la historia del club de la “Tacita de Plata” y cuya cumbre fue la liguilla de la liguilla...o como jugar dos partidos más tras los 44 disputados en aquella infame temporada 1986/87.

No hay comentarios: