lunes, enero 12, 2015

Creer


Sí, a nivel de aficionados ya hemos visto litros y litros de tinta sobre creer en este equipo o no. Sin embargo, estamos ya en un punto en que ya funciona lo subjetivo, las filias y las fobias. Por ello, nada que decir porque caerá en saco roto y será lo normal.Sólo basta una mirada por el foro, los grupos de facebook o twitter para ver qué fuerza tienen los argumentos objetivos. Ojo, para bien o para mal en el caso de cada uno de los jugadores, cuerpo técnico y directiva. Por ejemplo, así lo noté cuando un amigo mencionaba mi afición al Espanyol como causa para defender a Pacheta y que no niego-ya he dicho varias veces que me gustaría verlo algún día por el “Power 8”-, como reflejo de las mencionadas filias y fobias. Poco importa ya lo que ofrezca el equipo. Más triste, aún: juzgar un partido en función del resultado(¿qué se diría si el disparo, al final del partido, hubiera entrado dentro de la portería?) y que, en muchas ocasiones, una persona puede leer.

Así, pues, quiero referirme a lo de “creer” a los jugadores dentro de la plantilla y que, como decía Pacheta, tienen miedo para ganar o para perder y eso se notaba(http://www.diarioinformacion.com/alicante/2015/01/12/casa-miedo-perder-miedo-ganar/1586892.html). Creer en lo que se hace necesita de refuerzos; el primero de ellos es ganar en casa. Fundamental para ayudar en este proceso.A estas alturas de la competición en el Rico Pérez, los jugadores no tienen una idea clara de cómo llegar a crear peligro de verdad sobre la meta rival. En cada uno de los partidos acabados en empate hubo mucho corazón y, por ello, demasiada precipitación. No hay jugadas a balón parado y se somete, por ello, mucho a la improvisación y a la suerte en faltas laterales y saques de esquina. Se busca el disparo lejano que, a veces, se agradece pero, en otras, refleja ausencia de ideas; se intenta centros por bandas que no aciertan a dar el pase a Fernando o a Portillo- no combinan bien ambos sobre el césped-, por lo que la defensa lo tiene fácil.

Comentaba ayer en un tuit una pequeña historia acerca de lo de “creer”. El Córdoba CF destituyó la temporada pasada a Villa y contrató a Albert “Chapi” Ferrer. El equipo fue remontando hasta alcanzar la última plaza de camino a la promoción y subió. Eso es sabido. Lo curioso es que el equipo, en cada desplazamiento con el nuevo entrenador, marcaba goles. Desde Córdoba ya escribían previas de este estilo en el primer partido de promoción.Cuando llegó ese instante en el que un gol les daba el ascenso a 1ªDivisión, trenzaron la jugada que les dio el ascenso, conscientes de que podían marcarlo como así habían hecho en los anteriores ocho encuentros consecutivos fuera del Nuevo Arcángel. El fútbol es más complicado que las creencias pero si los jugadores confían en que pueden resolverlo, deben dar ese paso y, de lograrlo, la inercia positiva creará el resto del camino.

Apunte. Ya han llegado dos nuevos jugadores al club, lo que debe suponer que las dos salidas están totalmente concretadas. Una será la de Aitor y la otra se sabrá en próximas horas, aunque no es descartable que sea Mikel Martins, ya que el otro candidato jugó de titular y mencionado en positivo por el entrenador. Porque Miñano es otro de los necesarios para remontar el vuelo en Alicante.

No hay comentarios: