martes, septiembre 02, 2014

El recuerdo del doce

No voy a negar que no presté mucha atención a la alineación del otro día. Se sabía que Portillo no iba a ser titular por lo que el once inicial tenía su interés pero poco más. Visto que no iba a salir del once inicial, esperé escuchar su nombre para ver la reacción de la gente tras el episodio de Elda y los rumores que apuntaban, a comienzos de la semana anterior, a su marcha. Y se me pasó, quizás con la mente puesta en que sería el dorsal 15 ó 16 de la relación, no escuché su nombre. Cuando escucho que no es ese dorsal, pienso que no está en el banquillo hasta que llega el cambio y sustituye a Fernando Rodríguez, el delantero llegado desde Cartagena.El dorsal que utilizó es el doce, un número que se me había pasado y que pensaba que sería para otro jugador.

Es llamativo verle escoger ese dorsal porque le traía recuerdos del pasado, cuando fue aplaudido, cuando lo llevaba en esa temporada 2009/10, la del ascenso a primera división. Ya en esa época invernal(enero de 2010) tuvo que cogerlo porque,inesperadamente, el “9” de Rubén Navarro fue para el central francés Noé Pamarot. Sí, los dorsales personalizados no tienen porque atender a esas cosas de la alineación del 1 al 11 pero, no puede, a veces, dejar de tener en cuenta esa posibilidad y pensar que el 9 será un delantero, el 10 es la estrella del equipo, el 8 el organizador o el central con el 5. Por tanto, era raro ver a un “9” en la zaga(aunque Pamarot no jugó mucho el primer año) y al “12” en la punta de lanza, un número asociado al primer defensa suplente.  Portillo llevó, pues, el dorsal 12 en la primera temporada en el Hércules C.F., durante dieciocho partidos(16 de Liga, dos de Copa del Rey). Fue más o menos criticado pero el mes de junio fue espectacular para él, siendo el artífice del ascenso con sus cinco goles(desde la última jornada de mayo). Incluso hubo negociaciones para su marcha en la pretemporada del año de primera pero se quedó. Fue una temporada aciaga ya con el “9” en la espalda. Un gol en Anoeta y basta. Su descenso supuso el certificado de marcha, previo ERE. Un año después volvió y ya saben todo lo que ha pasado desde entonces.

Tras el mal paso de estos dos últimos años, con el error de no haber sido un valiente el último día ante el F.C. Barcelona B, comenzaba una nueva temporada Portillocon el mal sabor de boca de Elda, donde escuchó auténtica música de viento. Con el disgusto de no salir en el once, supongo que decidió que ese dorsal doce tenía que ser suyo para recuperar antiguas sensaciones bonitas para él, la puntería perdida(una media de cerca de cuatro horas para marcar un gol-287 minutos-) e intentar revertir la antipatía de buena parte de la grada. Pero la suerte sigue siendo esquiva y cuando pudo, al menos, irse del campo satisfecho con la victoria, ese último remate se fue fuera y agudizó la crítica. Con todo, seguirá buscando, si no es titular, ese dorsal doce.


Apunte.Si ya teníamos la sensación de un videomarcador desaprovechado totalmente, el paso de la 2ªB nos va a dejar una imagen desoladora que hará pensar que, en su día, lo aprovechamos y bien. Una escueta pantalla blanca con los escudos, el resultado y un rectángulo con el tiempo. Ni la alineación, ni los cambios, tampoco amonestaciones. Ningún interés en el marcador desde el club.

No hay comentarios: