martes, abril 12, 2005

Expectativas

Dícese de la esperanza de conseguir algo que se desea. Esperanza que en el Hércules se llama: jugar la promoción y regresar, de una vez por todas, a 2ªA. Para ello, el equipo alicantino está mostrando aspectos positivos que llevan a la afición a ilusionarse con un fin de temporada, que había comenzado de forma torcida, olvidando todos los malos recuerdos de esos domingos en que era habitual leer en foros la determinante decisión de no volver al Rico Pérez. Un giro radical de 180º ha cambiado las tornas y ha logrado convertir en excepcional algo que, hasta la llegada de Granero y Miñambres, era habitual como es ganar en casa. Ello ha supuesto que la predisposición de la afición sea bien diferente a la de aquellas fechas cuando la palabra "presión" iba de boca en boca; ahora, la gente acude al estadio con esa sensación de que se puede ganar, empatar o perder pero el juego no defraudará y así no puede perderse muchos partidos.

Otra cuestión igual de válida es la capacidad ofensiva del equipo- diez semanas consecutivas marcando- y esa sensación que recuerda los años buenos: que el equipo marcará en el partido. Para entenderlo habría que remontarse al año del ascenso a 2ªA cuando cualquier aficionado acudía al estadio con la sensación de que Rodríguez, Paco López o Paco Luna marcarían algún gol en el partido logrando que, en esa temporada, se alcanzase la friolera de veinte semanas consecutivas marcando algún gol en cada encuentro. En la actualidad, el Hércules 2004/05 genera esa sensación de que Merino, Jordi Martínez, el internacional sub-19 Miguel o el "renacido" Nano aprovecharán alguna de las múltiples ocasiones de gol que se generan a lo largo de un partido. A los delanteros se les unen jugadores que están llevando la transición de defensa a delantera que nos alejan el amargo recuerdo de temporada y media de "pelotazo". En definitiva, muchos son los aspectos del juego que ilusionan. Incluso las palabras del segundo entrenador del Osasuna B, tomadas en el buen sentido, nos mostrarían a un equipo que está convencido en lo que hace y eso le convierte en un equipo más peligroso. Es un equipo que merece más arropamiento por el juego que despliega, muy alejado de ese pasado tenebroso que fue el año pasado.

Apunte Quizás sería conveniente que, desde el club, se tomasen las medidas para lograr un mejor ambiente de cara al partido del domingo, una vez que el Peña Sport de Tafalla se ha demostrado que no es un equipo que incite a acudir al campo.

No hay comentarios: