jueves, diciembre 30, 2004

Otro "annus horribilis"


Ese es el camino que lleva, por desgracia , este equipo y que parece no querer desligarse. Este año hay caos: jugadores con dos meses sin cobrar, el filial en huelga y el Juvenil A va por el mismo camino a pesar de las cantidades que se mueve el club y determinadas fichas, algunas de 2ª.El mismo Director Deportivo Javier Subirats, que deberá dejar el club en cuanto acabe el próximo mes de enero para que un nuevo secretario se haga cargo de este club, ha sido responsable de unas fichas y unos períodos de tiempo que "asustan" y darán miedo cuando llegue el 31 de Julio. Ojo al tema pero, de no subir, podríamos sufrir algún susto por aquellas fechas una vez que se ha observado que el máximo accionistas no aprende de las historias... o es que ya está pensando en otra suspensión de pagos, objeto de su irresponsabilidad. Este club es de constrastes: se presentó dicha suspensión de pagos en el 2003 mientras se fichaba a Nano, ejemplo en aquellos días de jugador que no fichaba por dos duros. El proyecto de "todo a 100", más responsable económicamente, cambió por una locura de fichar de forma desproporcionada. Eso en el aspecto deportivo, pero en otros se puede decir lo mismo: desidia, dejadez y demás sinónimos.

Pero no es lo único. Este año ha sido triste, muy triste. Como es de esperar, cada año fallecen ex jugadores, socios con muchos años de antigüedad y demás gente relacionada con el fútbol herculano pero este año ha sido, por desgracia, terrible. En menos de un mes fallecieron dos ex míticos jugadores de aquel Hércules dorado de los años 70, Pepe Rivera y Humberto Núñez; unos meses antes, había fallecido el que fuera el interior izquierdo Luis Verde en el equipo del ascenso a 2ª de hace once años y, hace pocos días, José Lloret "Calsita" uno de los grandes delanteros de la historia del Hércules y de los que marcó época durante los años cincuenta y que tuvo el hito de ser el máximo goleador de la historia del Hércules en una temporada con 23 goles hasta que llegó Rodríguez. Si bien todas las muertes son tristes, la de Humberto Núñez es, quizás, la más impactante por lo inesperado, por los hechos que acontecieron en esa tarde nefasta y demás temas que aquí no incumben pero que todo herculano informado conoce. Es una muerte que se siente dentro del club y no me refiero a la cúpula directiva sino a los propios jugadores ¿quién dudaría que ya el "Nene" hubiese estado motivándoles a pesar de no cobrar?¿ o los efectos de las balsámicas palabras que su optimismo ejercería sobre los jugadores cuando ya están "tocados"?. Con todos los respetos, parece que los jugadores jueguen huérfanos de apoyo. Desde aquí, desde esta modesta bitácora, les rindo un sentido homenaje a estos herculanos que fallecieron en el 2004 en representación de todos aquellos que se "fueron" con el herculanismo en el interior de su corazón.

No hay comentarios: