miércoles, mayo 20, 2015

10+1


Hoy hace once años que comenzaba este proyecto llamado Grada Preferente. En esas fechas, a pesar de la temporada finalizada, tenía ilusión por comenzar. Hoy, después de cerca de 1.700 entradas, afronto este undécimo cumpleaños con un sabor más amargo que nunca. El último año ha sido demasiado duro para escribir, ello explica cierto anarquismo a la hora de publicar, que distaba mucho de ese martes-jueves-domingo que era habitual en buena parte de la vida de este blog. El remate ha sido la errónea decisión de un consejo de administración que, en vez de querer buscar a los 24.000 ausentes a lo largo de la temporada, ha preferido sangrar a los que, por ejemplo, estuvieron en cada uno de los partidos y que aguantaron frío, lluvia, viento aparte de un fútbol de pocos quilates. En definitiva, los que prefirieron pasarlo mal meteorológicamente en vez de estar en casa, tranquilos. Es por ello que la decisión de no ir al estadio José Rico Pérez no tiene que ver con los 7,10 ó 12 euros, más bien por orgullo y dignidad. Sí, me dirán ustedes que en el abono no aparecían estos partidos en agosto y les diré que, en 2005, tampoco. En ese año se permitió a los abonados ir a los dos partidos ante el AD Ceuta y SD Alcalá, que hubiera un ambiente de verdad. Lo que siento actualmente es muy parecido a lo del año 2000. Aquellos tres partidos de puertas abiertas fueron el injusto preludio a un excesivo precio(y más por esa idea de abrir el Rico Pérez a todos que por el importe).Ya en 2002, con una parecida situación, ya decidí no dar dinero y pasé de la promoción de ascenso.Hubo por esa época un enojo considerable por esos precios que fijaron. En 2012, con el objetivo de subir a 1ª, otra decisión similar ante el Alcorcón y el estadio no mostró el ambiente que debía. Es en esta época en la que empiezo a entender a esos futbolistas que, trabajando honradamente, saben que su sitio en el club está firme...salvo que haya ascenso. Comienzo a sentir el deseo de que el equipo acabe el próximo año en 5ª posición y así permanentemente. Y todo por una directiva que no entiende que el que ha sufrido en la grada también se merecía ese respaldo de dejarle la vía libre por el sólo hecho de haber apostado en julio, cuando 328.000 personas en Alicante se desentendieron del Hércules CF. Dirá el club que han tenido un detalle...y no lo encuentro, oye. Está claro, el 50% del precio del público en general y pienso, caray, es que ya faltaba que fuera el mismo precio para unos y otros. ¡¡Y le damos dos entradas para acompañantes!!. Bravo, buena idea de premiar al acompañante, al que se sube al carro, al que no estuvo el día del Cornellà sufriendo.


Arreada la ilusión por un mamporrazo de la dirección del club, me planteo estar un tiempo sin escribir. Un punto y aparte por primera vez en once años porque no me siento con fuerzas para escribir algo con ilusión y sí con mucha ira y enojo. Cuando termine la temporada, publicaré el análisis de la temporada y volveré a pasar por taquilla allá por julio, si el club no se ha ido antes por el sumidero de la historia. Un abono para quedar el 5º dentro de un año. Todo, tras un año duro, de ir a contracorriente, de defender un técnico honrado contra todo el público, de aburrirme con otro, del que dicen maravillas pero que su juego es ramplón y menos efectivo y que casi nos deja fuera, aunque si lo llego a saber...



Un saludo y ya os anunciaré cuando vuelvo. Una despedida que se extiende a Alicante Actualidad, donde colaboro pero donde, igualmente, creo que no merezcan el desánimo de un herculano desilusionado con todo.

No hay comentarios: