domingo, octubre 27, 2013

Milagro imposible

    El milagro llegó hace dos meses con aquel gol de Noe Pamarot ante el Real Madrid Castilla; dos semanas después, llegó el del día del R.C.D. Mallorca(2-2) tras igualar un 0-2 en escasos diez minutos. A partir de ahí, terminó. Se perdía en Vitoria tras ir ganando 0-1 y sumó un doloroso punto(más bien, perdió dos) en Soria. Pero nada más. Una semana más se ha comprobado que los milagros llegan de vez en cuando pero no se quedan, que hay que trabajar para lograr resultados. Ciertamente, el Hércules pudo ganar ventaja en la primera parte pero lo grave fue que el cambio del minuto 63 desconectó al equipo del partido. No es que jugase el equipo partido(la defensa, De Lucas-Sissoko, cuatro jugadores ofensivos con el peligro mínimo), es que perdió el sentido del juego nada más salir Escassi y entrar Portillo en el terreno de juego. El gol de Jona, desde los once metros, supuso la entrada de Sardinero pero el equipo estaba tan roto y perdido que apenas nada cambió tras el gol andaluz. El equipo pasó a ser ese equipo romo que, en once partidos, en cinco se ha quedado a cero, que lleva más de 280 minutos sin marcar en su propio estadio. Los números, tras once partidos, no dan más de sí. Un crédito inexistente a base de cambios persistentes con idéntico resultado.

   Del equipo se sigue barruntando los mismos defectos: poca actitud en algunos jugadores de la plantilla(al menos, en comparación con la pretemporada y primeras jornadas de liga), poca aptitud de otros jugadores a los que la segunda división les viene grande...y lo peor, un entrenador con un prestigio ganado en Alicante y que ha perdido el norte...el sur, el este y el oeste hasta el punto de dar la sensación de hacerse la cama a sí mismo en sus decisiones. Es que, incluso, ese cambio de meter a De Lucas de mediocentro(o partiendo la conexión con Sissoko) parece no estar entrenado porque el juego sigue la misma estela de otras semanas donde se pierde la brújula.. Que dos jugadores como Hervás o Font se queden en el banquillo llama mucho la atención. Cuando más falta hacía la cabeza en el terreno de juego, se buscó tener ese golpe de suerte para sumar un punto pero, hoy, ya no llegó. Lo peor es la sensación de ver que, incluso, un empate habría sido hasta perjudicial para poder decir bien alto un “Basta ya” y reaccionar en plan de catarsis.
 
    El partido, en la primera parte, había ido de menos a más, disponiendo de alguna ocasión que otra para colocar el 1-0, destacando, entre todas las ocasiones, el disparo potente- tras una falta indirecta- de Noe Pamarot pero, sobre todo, en jugadas a balón parado donde el esférico se negaba en rotundo a entrar en las redes jienenses, estampándose en la cruceta en una ocasión y en el poste en otra. El equipo necesita ganar pero las jornadas pasan y urge comenzar a sumar desde ya.


Apunte Dos recuerdos para este domingo: Santiago Baños, el mítico cuidador del césped del Hércules C.F. fallecía esta semana mientras Nil Marín, portero del filial del Girona F.C., tuvo un accidente ayer que acabó con su vida a los 20 años de edad.

No hay comentarios: