viernes, octubre 04, 2013

Vocación de expulsarse

Como decíamos el pasado miércoles en el artículo “Dos horas”, la cantidad de expulsiones en este inicio de temporada es inexplicable, sobre todo por ser, en algunos lances, innecesarios. Demasiada ventaja se les ha concedido a los rivales.

El artículo de hoy viene a recordar la evolución del club herculano en la última década y buscar un año tan malo éste. Para comprobarlo, me limito a comparar las expulsiones que se dieron hasta la jornada séptima en los últimos diez años y la primera respuesta la tenemos bien pronto. En la temporada 2004/05, la del ascenso a 2ª, ya se habían dado cinco tarjetas rojas: Castro(j.2), Merino y Gustavo(j.3), Fran(j.4) y Chiqui(J.5). Al final, fueron una docena. Resulta llamativo que, ante el Alicante C.F., en dos temporadas como locales, seis jugadores herculanos acabasen en el vestuario antes de tiempo.

Sólo en dos temporadas el casillero estaba a cero a estas alturas, si bien la primera expulsión en la temporada 2003/04 llegó en la octava jornada y, en la edición 2007/08 tardó hasta la jornada 11. Lo normal era estar entre una y dos expulsiones en la séptima jornada.

Así pues, en el escalafón de expulsiones por temporadas la lideraría la temporada 2004/05(5), la actual(4) y, empatadas a tres, las ediciones ligueras de 2006/07 y 2010/11. Hay un patrón llamativo pero del que no podríamos, con todo, hacer una relación directa: en las cuatro temporadas mencionadas, seguía el técnico que terminó la temporada anterior: Granero(2004/05), Bordalás(2006/07), Esteban Vigo(2010/11) y Quique Hernández(2013/14). De todos modos, Mandiá también siguió en 2005/06(Turiel en la jornada 2) y 2012/13(Pere, en la jornada 1; Escassi, en la jornada 7) y rompería toda relación de causalidad.

A lo largo de estos años, hemos visto expulsiones absurdas(la de Delibasic tras marcar el 3-0 al Elche C.F.), actitudes erróneas(las dos agresiones de Escassi, calcadas),protestas y lances desafortunados que acabaron con un jugador herculano en el vestuario. La historia está ahí. Terminado septiembre, el Hércules ocupa puestos de descenso también en el aspecto de "Juego Limpio" con 30 puntos(en este caso, la clasificación es inversa y la lidera quienes menos puntos tengan porque será que tienen menos amonestaciones). Al igual que con el tema de los goles en contra, las tarjetas recibidas(salvo que sean necesarias en el juego) deberían limitarse no sólo a evitar protestas(que a nada conducen, porque el árbitro no va a cambiar de actitud) sino también a lances absurdos que dejan al equipo en desventaja.

Apunte Otro vaparalo habría recibido Javier Tebas en su lucha contra los amaños. Lucha bastante alocada y sin sentido. En vez de aplicar sentido común y silencio, dejando actuar a los diferentes organismos, su actitud de vociferar tanto amaño presunto es perjudicial a la larga. Otro archivo más, aunque haya vuelto a recurrir.

 

No hay comentarios: