domingo, julio 21, 2013

Lo esencial...y lo accesorio

   Si algo queda claro en el fútbol es que hay aspectos que nadie debe cambiarlos. Algunos lo intentan y reciben una presión que les obliga a volver a la situación inicial. Otros consiguen perpetrar el cambio, a pesar de las críticas de los aficionados, dejando un poso de malestar que acaba por dañar al club que ha gestionado dicho cambio. Los aspectos son el himno(aunque menos porque, con motivo de aniversarios especiales, algunos clubes lo modificaron), la primera equipación y, sobre todo, el escudo. En Alicante lo sabemos bien en los tres aspectos. Así, contamos con la canción de Fran Navarro que alguien quiso darle “rango” de himno(el club estuvo indeciso, dándole cancha en alguna ocasión en el momento sublime de la salida de los jugadores); con el pantalón blanco que supuso un coste para el club porque, sabedores de la presión de la afición, decidieron volver al característico calzón negro cuando todo estaba preparado para que el Hércules cambiara su equipación oficial y, por último, el famoso cambio de escudo en el año 2000 y que tuvo que echarse para atrás.

   En Alicante, en cierto sentido, hemos sido afortunados con haber mantenido las señas de identidad o, al menos, que tuviera fácil solución(por ejemplo, el cambio de la triste camiseta del año pasado a la actual “retro”) y nuestro particular mini “styling” con el escudo del Hércules(temporadas con el cuello del Hércules erguido...y otras como si pareciera “con el agua hasta el cuello”). Algo que, por ejemplo, no pueden decir los aficionados del C.D.Lugo que deben ver un escudo tan poco relacionado con su club. Otros, como los del Málaga C.F. lograron que el nuevo diseño del escudo no se hiciera realidad.

   El problema de los “re-styling” es que algunos profesionales no entienden que hay cosas que mejor es no “menearlas”. Ellos defienden que los cambios de imagen son buenos para el club, para dotarles de mayores ingresos y mayor dinamismo. Curiosamente, los “clientes”, en una amplia mayoría, se mueven por unos derroteros que estos profesionales no entienden. El fútbol es tan peculiar que las empresas(sean clubes grandes como el Barça o el Real Madrid o S.A.D.) ya cuentan con “clientes” que lo son casi desde los orígenes(a ver, me refiero a esa afición que se hereda de abuelos a padres y , de éstos a los hijos). “Clientes” que, en muchos casos, están ahí cuando las cosas vienen mal dadas. “Clientes” capaces de remover Roma con Santiago para poner al club donde el corresponde(asuntos Sevilla y Celta en 1995), cosa que no ocurriría, por ejemplo, con una empresa al uso, por ejemplo, Pescanova. Si el club, aún así, decidiese hacer alguna modificación, algún “re-styling”, debería ser muy consciente a la hora de proporcionar ese trabajo a gente que sepa de fútbol y, fundamentalmente, sentimientos". Dejando en paz lo esencial, lo accesorio(algún retoquillo mínimo en el escudo sin cambiar la esencia, en el logo del club-aquél que se generó en los años 90-, alguna equipación determinada) es aceptable y entendible si se hace desde el cariño a la entidad, no para darse golpes de pecho por parte del diseñador.

   Dos últimas apreciaciones y un protagonista: Coca Cola. Es cierto que comparar a Coca Cola con el Hércules C.F. es un poco “exagerado” pero la empresa de Atlanta demostró dos lecciones: que el logo es la imagen...y no puede estar cambiándola a todas horas como en Pepsi. El Hércules C.F. adoptó en su momento el escudo del C.Natación Alicante y lo ha mantenido, con retoquillos, pero con la esencia del atleta y su hoja de laurel, los dos anillos azul y blanco, ese pedestal con las letras HCF. Otra segunda apreciación es que el error del New Coke quedó manifiesto por la reacción de sus clientes, que lograron que se rectificara y se volviera al sabor original, demostrando que no todos los cambios suponen mejoras en los ingresos. Un nuevo logo no hace aumentar ventas, lo hace una buena gestión, si es posible, encaminada a captar aficionados(jóvenes, pues son el futuro) y fidelizar con buen tacto a los que están, sea con abonos, sea logrando que el herculano se sienta orgulloso de afirmarlo. Y eso, con asuntos lejanos como el de 2010, con las apuestas o la habitual presencia entre los “amenazados” de descenso, no es fácil de lograr. No, no es un logo, es hacerlo bien lo que hará grande la marca Hércules.

Apunte. Primera victoria lograda en este pretemporada con cuatro tantos marcados por los jugadores herculanos: uno de Abel Aguilar...que subió al marcador en favor del conjunto local, Sardinero y dos de Dioni, que puede hacer una buena lucha con Portillo por el “pichichi” del equipo.




No hay comentarios: