domingo, enero 13, 2013

Ilusión y fuerza

Poco, muy poco tiene que aportar este Hércules C.F. para ilusionar a sus aficionados. Quizás hoy, tras once partidos de Quique Hernández en el banquillo, hemos entendido esas frases que decía tras las abultadas derrotas iniciales. Hoy se ha sumado, en la jornada 21ª, el resultado más amplio del conjunto blanquiazul en esta temporada 2012/13. Las tres victorias que estaban en el casillero habían llegado con el mismo guarismo:2-1contra el Girona C.F./1-2 en Sabadell y Córdoba. El fútbol desplegado hoy no ha sido maravilloso(no se está ahora para esas exigencias) pero sí que ha tenido algunas virtudes que, incluso, no se dieron en las otras victorias: controló el partido con cierta solvencia ante un rival romo y que, como los blanquiazules en Miranda de Ebro, no demostró para nada la importancia que había dado al partido viajando en viernes. Es más, siendo sinceros, diríamos que si hubo preocupación en la grada se debía a motivos de partidos pasados, temores con la zaga. No hubo enfrente un peligro serio a tener en cuenta-las jugadas a balón parado, quizás- pero habrá que tener cuidado con otros rivales de más nivel. Además de tener el partido controlado, se veía más intensidad y ese toque de suerte de llevarse los rechaces que, en partidos anteriores no se veía. Se notó la presencia de Noe Pamarot en la zaga tras su regreso a Alicante, pudiendo ser, en parte, responsable de un partido algo mejor del uruguayo Leandro Cabrera.

Fue un dominio que, afortunadamente, comenzaba a reflejarse pronto en el marcador, un balón que recupera Pablo Redondo, da el pase a Portillo para que éste bata al cancerbero Mario. Era el minuto 4. En sí, fue el único disparo entre los tres palos en toda la primera parte. El resto fueron acercamientos con más o menos peligrosidad en el que destacaron Rosas y Javito, uno por los pases y otro por cierta presencia de extremo que puede hacer daño.Los cántabros pensaron, posiblemente, en una primera parte sin mucha tensión y llegar al descanso con el 0-0 mas el tanto de Portillo les obligaba a ir a por el empate. En la segunda parte, siguió los parámetros de la primera parte pero sumando cierto miedo a la preparación física de los jugadores, varios de ellos sin ritmo de competición(Cortés, Pamarot,Javito, Redondo y Rosas). Un temor a que la presencia física de los jugadores acabaran por hundir el barco. Mucho de miedo por las experiencias pasadas. Afortunadamente, un agarrón de Ruyman a Sardinero dentro del área fue señalizado como penalty. El 2-0, muy ajustado por parte de Portillo, debía de tranquilizar pero ya saben que la afición blanquiazul había tenido dosis abundantes de "qué poco dura la alegría en casa del pobre" como para dar por ganado el partido mas las jugadas posteriores no generaron el verdadero peligro. La victoria blanquiazul tiene, por tanto, como virtud la buena presencia  de Pamarot en la zaga y control del partido que no se había visto en otros partidos. Sin embargo, ahora viene lo difícil: vencer a un C.D. Lugo, revelación con 30 puntos, y mantener estas virtudes mostradas en la matinal de hoy y que no sea flor de un día.

Apunte Se termina la primera vuelta en Primera y Segunda División con dos dominadores en plan arrogante. De ganar el F.C. Barcelona en Málaga, los puntos sumados(55) habrían rozado el pleno. Parece que el record de 100 puntos del año pasado están en un tris de ser volatizados. Por no hablar de los 121 goles a favor.


Referencia: 
- Rueda de prensa Quique Hernández 11/11/2012:acto de fe

No hay comentarios: