domingo, octubre 09, 2005

Un golpe de suerte

"Balón que recibe Moisés, da unos pocos pasos, dispara...goooolll". Más o menos, pero así fue como Moisés batió a Eduardo, el cancerbero ilerdense, desde unos treinta metros y consiguió su primer tanto de la temporada que no es desde los once metros. El delantero maño no se arrugó y disparó desde lejos como lo había hecho escasos minutos antes sin fortuna. Ya con el balón dentro de la red se dirigió hacia el banquillo y se fue abrazando con la gente: era una especie de demostrar a la gente que él no era un simple lanzador de penas máximas sino que también podía marcar de otras maneras. Ayer, además, estuvo activo en muchos momentos del partido: se fajó con la defensa rival aunque le pitaban falta en simples forcejeos en los que el árbitro tiende a pitar a favor del defensa, apunto estuvo de lograr que el colegiado pitase un penalty pero las imágenes no mostraron claramente este hecho y, por último, tuvo un remate de cabeza que a punto estuvo de rozar el poste en una jugada por banda derecha. Ese gol o golpe de suerte tendrá unos efectos que ya se verán a partir del próximo domingo ante el Ciudad de Murcia, quizás reflejado en una mayor ambición de cara a portería. Si en Jerez no disparó a puerta, ayer en la capital de la Terra Ferma no se le nubló la mente y estuvo activo. Un gol que puede servir para que él coja confianza y que para el equipo consiga su tercera victoria de la temporada y encaramarse en unas posiciones tranquilas entre los diez primeros.

Moisés mostró a la afición que es un jugador que, por su veteranía, no se debe de desaprovechar. Quizás no esté para noventa minutos, quizás no ha mostrado mejor imagen de cara a portería como la afición esperaba. Sus faltas y sus "fuera de juego" han sacado de quicio a los herculanos, quizás por el excelente recuerdo de Jordi Martínez en la tempoda pasada. Por mi parte, mi apoyo a Moisés siempre ha existido. Desde su irrupción en el Real Zaragoza le he estado siguiendo(Leganés, Sevilla, Córdoba, Elche). El recuerdo siempre ha estado en los goles que marcaba de falta directa o sus remates de cabeza. Como de bien nacidos es ser agradecidos, siempre recordaré como hace tres temporadas salvó al Córdoba de bajar a 2ªB con sus goles en momentos puntuales y, por esto, suelo perdonarle sus deslices en el área porque soy consciente de que tarde o temprano el gol "caerá" como fruta madura. Además, Moisés no es un jugador cualquiera y no podía venir a Alicante a "descansar" y "tomar vacaciones de retiro" ya que tiene algo que otros no tienen: que viene a un campo donde triunfó su hermano Edu García, un jugador que dejó su marca en Alicante y, quizás, el responsable directo de que Moisés haya recalado en el Hércules, informado por su hermano, de que hay una afición que vale la pena luchar por ella.


Apunte El jueves pasado puse un artículo llamado "Cuatro horas frente a la televisión" en referencia a los dos encuentros retransmitidos por la pequeña pantalla. El resultado fue óptimo y ambos ganaron a domicilio. Del Hércules me he extendido en estos dos párrafos pero sería injusto no mencionar la victoria de España en Bélgica. En sí no han logrado nada pero se han asegurado, al menos, la repesca y la posibilidad de que Bosnia pueda hacerle la vida imposible a Serbia. De lo que no cabe duda es que, de jugar el Mundial, sería injusto pero veo necesario un cambio de seleccionador.

No hay comentarios: