martes, octubre 06, 2015

El santo de cara

Hace unos años, en un fantástico vídeo realizado por los hermanos Jules y Gideon Naudet acerca del desastre del 11-S, en las Torres Gemelas-fantástico por lo que mostró y no mostró acertadamente de tal atentado brutal-, se explicaba sobre los bomberos “nube blanca” y “nube negra”. Ante todo, para el que lo haya visto aún-ya es raro-, no era un documental sobre el 11-S, sino la evolución de un bombero novato en su primer año. En ese documental, se mencionaba que un “nube blanca” es aquel bombero que, desde su incorporación al parque asignado, no ha tenido trabajo digno de ser llamado así, un incendio con palabras mayores; por el contrario, el “nube negra” se encuentra con todos los incendios posibles.

En el término futbolístico, el “nube blanca” podría ser ese futbolista al que le sale todo de cara, incluso de forma heterodoxa logra resultados. Un ejemplo es Manuel Gato. El otro día, el remate que da origen a su primer gol casi haría pensar en cualquier resultado menos entrar en la portería. Positivo para el jugador y para el equipo. Un santo de cara que, por ejemplo, no tuvo Javier Portillo que, incluso, tuvo un remate que acabó encontrándose con el portero y no las redes. El jugador de Aranjuez, como,pueden entender, es ese “nube negra” que, en términos deportivos, puede estar tirando a portería mil veces ,verá que novecientas salen lamiendo el poste por fuera...y los otros cien dan en la madera para salir fuera. Ya no entro en temas que ya hemos leído/visto/escuchado sobre su modo de llegar a Alicante en la segunda etapa. Un castigo añadido por su manera de esconderse el día del Barcelona B en aquel último partido en 2ªA. Empezó su “castigo” y el de los herculanos el día del Huracán, con un balón tocando en el suelo tras su remate y saliendo fuera...y acabó, como ya saben con aquel mano a mano con Aulestia que...también tiró fuera.

Son varios los jugadores que recuerdo que tuvieran “ese santo”. Uno de ellos, por ejemplo, fue Ricardo Sanzol, que estuvo en los dos últimos partidos de la temporada 2007/08, vio que le pitaban dos penas máximas en contra...que no fueron gol. Otro con “santo” fue el mismo Ismael Falcón también desde el punto de penalty. Más que vendido por su defensa en varios partidos, bastante hizo en la temporada del descenso.Por el contrario, un “nube negra” en la portería fue Sergio Sánchez. Ni siquiera mentaría a Jimmy Schmidt.

Entre los jugadores de campo se ha dado de todo: nubes blancas(por ejemplo, Manolo Alfaro debutó a lo grande en el primer partido que jugó y marcó, Moisés García León o la pareja de centrales Pavlicic y Gonzalo Arguiñano, Eldin Hadzic), otras que se pasaron de blancas a negras(por ejemplo, Sardinero, ese extremo que gustaba pero que, al final, desesperaba por su falta de pericia incluso en el pase al compañero), de negras a blancas(un buen ejemplo, a mi parecer, sería Noé Pamarot, un jugador al que se le tenía crucificado desde la grada en la temporada del ascenso y que pasó a ser idolatrado en su segunda temporada por como consiguió centrar, dentro de sus posibilidades, a un Cabrera desacertado) y, por supuesto, la nube negra, negrísima como, por ejemplo, Pere Martínez, ese lateral derecho que fue más protagonista por su situación física y anímica, cuyo debut en Lugo se saldó con un penalty y expusión en el minuto 36.

Apunte A falta de escuchar la respuesta del que fue administrador concursal García Cortés, insistir en que la declaración de fortuito o culpable de un procedimiento concursal no está relacionado con importes que se deben sino con actuaciones dolosas del deudor. Que sí, que me llama la atención que no fuera culpable pero que no se es porque se deba “x” cantidad.

No hay comentarios: