sábado, marzo 28, 2015

#Respeto

Pero incluso los enemigos pueden mostrar respeto
-Peter O'Toole como Rey Príamo, película “Troya”

Hay una escena en la película “Troya”(sí, la de Brad Pitt como Aquiles) que me encanta, resume en una frase la relación entre la rivalidad(extrema, incluso en el punto de una guerra) y el respeto. Aquiles había matado a su primogénito, Héctor, y lo había humillado posteriormente. El rey troyano le solicitó que le dejara recoger el cadáver de su hijo para darle el descanso eterno. Como decía, es una escena sublime que, por desgracia, no se ve extendido al deporte, a pesar de los esfuerzos denodados por publicitar el fair play.

Viene todo a cuento de dos historias que tienen un nexo de unión como es la falta de respeto al himno que suena en megafonía: por un lado, la polémica por el asunto del himno español en la final de la Copa del Rey; por otro lado, la tradicional pitada al himno rival como, por ejemplo, ayer el de Ucrania en el estadio Sánchez Pizjuán. Es que, para más inri, es difícil pedir respeto cuando no se hace el debido honor de anfitrión(luego molestará que se pite el himno español en el Camp Nou...o en Kiev).

Como indicaba antes, la polémica está servida con el himno español en la final de Copa del Rey. Un asunto que se extiende desde la primera final que disputaron ambos equipos en Mestalla en 2009 y que ya generó un cierto enojo de buena parte de la sociedad española que clama por alguna solución. Desde la LFP también consideran la necesidad de suspensión en caso de falta de respeto al himno mientras que, desde Barcelona y Bilbao quieren quitar hierro con una supuesta libertad de expresión. Es curioso, que luego ocurre un hecho como la pitada a “Els Segadors” en la final de fúbol-sala y los comentarios van contra los que pitan, como ejemplo de pitamos un himno pero que “no nos toquen el nuestro”.

Al respecto del himno rival, duele que eso suceda en los partidos internacionales supongo que con un fin muy triste de hacerse el gracioso creyendo que, por eso, va a desanimar a la selección contraria. Creo que, independientemente de rivalidades varias, hay momentos en los que el respeto debe prevalecer sobre la competición. Luego, cuando pite el colegiado el comienzo del partido será el momento de los comentarios(dentro de unos límites). Pienso que cuando el respeto se institucionalice con la práctica, será factible que el deporte sea una fiesta.


A riesgo de caer en exageraciones, al igual que se habla de parar un partido por insultos racistas a un jugador de color, lo mismo debería suceder en este caso en el que se ofende a una masa más considerable que un jugador. Y no, no hablen de libertad de expresión y recuerden aquello de la libertad de uno acaba donde empieza la de otro. O la empatía, consistente en que si te molesta que te toquen lo tuyo, a otros les molesta que les toque lo suyo...y entenderlo. Al final, ocurrirá lo de siempre pero, ojalá, se dé los pasos adecuados para que esas prácticas vayan desapareciendo.

Apunte. El derby ante el conjunto de “El Collao” será el último de la temporada tras haber jugado ante el Eldense, Huracán, Olímpic de Xàtiva, Elche Ilicitano, Villarreal B y Valencia B. Tras este encuentro, lucha ante rivales catalanes(Lleida, Olot, Reus, Cornellà, Espanyol B), Real Zaragoza B y RCD Mallorca B. Dieciocho puntos se han sumado en estos duelos con rivales de la Comunidad Valenciana.

No hay comentarios: