lunes, febrero 23, 2015

El Cid

Hace unos días escribía en un Apunte lo siguiente:Para que una afición se mueva en bloque es necesario que un “Cid” se postule. Mientras que eso no ocurra, la desgana y la desilusión serán lo habitual entre la masa herculana. Otros esgrimen que, mientras Ortiz no se vaya, no aparecerán esos caballeros salvadores. Lo curioso es que ese “Cid” sólo tiene que cautivar al IVF, no necesita al anterior máximo accionista. Quizás, el problema esté ahí. Que no hay nadie capaz de convencer al IVF para que tome las acciones y le deje liderar el proyecto blanquiazul”. Aparte del hecho de que algunos ya empiezan a decir que el problema de las plataformas, que decidieron tomas medidas de protesta  este domingo, sea la falta de personas que lideren el proceso alternativo. Tras un intercambio de opiniones llegamos al tema del “Cid”. Ahí no entraba nadie que se tome la molestia de protestar y recibir multas o “recetas”, tampoco el periodista que critique la gestión de Enrique Ortiz(aunque buena ayuda dan por su capacidad de obtener información). Sólo era el empresario que convenciera al IVF para que ésta diera el salto y tomara el paso siguiente. Vista la secuencia y la mención “mercenaria” del caballero castellano  quería realizar algunas matizaciones, con la convicción de quedarme corto. 

A)Sé que el Cid tiene unos claroscuros que, con todo, no le hacen perder su imagen valerosa durante la Reconquista. Con todo, la figura de “mercenario” es curiosa porque, en parte, le da valor en sus hechos. No era ponerse al servicio de un señor u otro…más bien era que un señor u otro…le reclamaban que él trabajara para ellos. Bien, se puede mencionar desde el despecho por una injusticia por la cual una persona cambia de lado. ¿Cuántos profesionales cambian de un empresa a otra para hacer las cosas bien?¿Es Matías Prats un mercenario?. No es desbarrar. Es más, durante la emisión de un programa de Tribuna Alta de RSV se hablaba de “qué mala suerte que Antonio Solana dirigiera al Alicante y no al Hércules”. Hasta  a Juan Carlos Ramírez se le podría considerar como un mercenario, tras pasar por el Elche Club de Fútbol.

B)Siguiendo con el Cid, hay una leyenda sobre los efectos que ocasionaba en sus guerreros. Ahí iba con lo de facilitar que la gente se mueva. ¿Quién no se movería si grandes del herculanismo lideraran la alternativa. El problema es de visibilidad. La gente no se mueve por la desidia y la falta de confianza en su fuerza. No cree pero porque le falta ese líder.

C) Termino con el tema “empresario”. Entiendo que cuando se lee eso, cualquiera piensa en “paganinis” y “jeques”. No. Hasta Perfecto Palacio es empresario y nadie pensaría en él como “jeque”. Cuando digo que hace falta un empresario, no me refiero un “jeque”, me refiero a gente que sabe cómo se maneja este tema del fútbol(más ahora con el tema de cuentas saneadas que se exige desde la LFP), que sepa lo que tiene en manos y, sobre todo, que aporte confianza al IVF que habrá una gestión correcta.  

Apunte. Aparte de temas de filias y fobias respecto a Peña, creo que es justo reconocer su trabajo en el terreno de juego. Lo que pasa es que lleva unos años en los que los fallos empiezan a ser mayores que sus aciertos. Pero es de los pocos que muestran intención de ir hacia arriba. Por no olvidar de que fue uno de los que jugó el partido ante el Barcelona B a sabiendas que sería uno de los que más  críticas “recibiría”.

No hay comentarios: