martes, septiembre 10, 2013

¿Y ahora qué?

Nuevo varapalo para la candidatura olímpica de Madrid. Cuarto intento fallido(el de 1972 y los tres últimos) y con unas expectativas muy negras, hasta el punto de replantearse si vale la pena la opción de presentarse para los Juegos Olímpicos de 2024. En esa edición, se presupone que contaría con unos rivales considerables( dichas candidaturas se sabrán en 2015 y se resolverá su elección dentro de cuatro años en Moscú) pero, entre estas ciudades, hay una que puede prevalecer por lo que significa: París 2024 y los 100 años de la última vez que fue olímpica la capital francesa. Si así ocurre, si gana París, eso implicaría que no habría opciones casi hasta 2036 ó 2040, sumando el problema de la rotación de continentes, una ley no escrita pero que no se vulnera desde 1948(Berlín en 1936 y Londres en 1948 con dos ediciones sin disputarse al estallar la II Guerra Mundial en 1939 y finalizar en 1945).Madrid 2016, de forma sorprendente, llegó demasiado lejos cuando estaba Londres preparándose para los Juegos Olímpicos de 2012(la decisión se tomó en Copenhague en octubre de 2009).

Es difícil, pues, valorar cuáles serán las opciones de Madrid dentro de cuatro años. En todo caso, será incordiar más que cualquier otra opción digna de ganar. El varapalo del pasado sábado implicó una pésima negociación:no poder superar a Tokyo -Fukushima a 80 kilómetros de distancia y una criticada gestión comunicativa del desastre desde hace dos años y medio- ni a Estambul, con sus problemas de estallidos sociales a principios de junio. Eso dice muy claro que los apoyos de Madrid eran pocos y eso, con candidaturas más potentes, podría convertir la asamblea de Moscú como algo más terrible en comparación con lo sucedido en Buenos Aires. El inconveniente de Madrid ha sido, paradójicamente, el tema de ese porcentaje elevado de obras realizadas y que se verá agravado por el hecho de pensar que ha sido tirar el dinero. Otros problemas han acompañado al deporte español: la imagen exterior del país(tanto social como económica) y, sobre todo, la poca lucha por el dopaje, como se denunció en la capital argentina, sin encontrar respuesta seria de los que iban a presentar la candidatura madrileña. Aunque es cierto que ya el tema de la Operación Puerto estaba en la cumbre cuando la candidatura Madrid 2016 fue a Copenhague, su desarrollo y la posterior Operación Galgo no han ayudado en nada a la imagen de un país que, en vez de ser el líder en la lucha contra el doping, era triste referente donde acudían deportistas de este país o extranjeros para “mejorar” su rendimiento.

Para la ciudad de Alicante todo se terminó en 2008, se miraba la elección de la ciudad madrileña para el 2020 con menos apasionamiento. No tenía la ciudad nada en juego en Buenos Aires. En 2005, en Singapur, la elección de Madrid 2012 habría supuesto que el estadio José Rico Pérez fuese subsede en fútbol. Pero en 2008 quedaba fuera de Madrid 2016 con un cambio de “cromos” entre Valencia y Mallorca que dejaba fuera a Alicante como subsede olímpica. Para la candidatura de Madrid 2020, todo ha seguido igual por lo que el sueño olímpico dejó de pasar por Alicante y el interés de la ciudad por la elección de estos Juegos Olímpicos era poco, más bien limitado al deseo particular de sus habitantes, pero sin suponer beneficios a esta ciudad.

¿Y ahora qué? Si quieren buscar la opción Madrid en 2024, recomendaría mucha cautela(nada de excesos de confianza periodísticos) y mucha seriedad. No es normal que hubiera más expedicionarios de Madrid 2020 que de las otras dos ciudades rivales juntas. Asumir un papel mitad comparsa, mitad “tapado” por si la gran favorita cae pronto, con lo que sus opciones “subirían”.Si el deseo es ese, comenzar a actuar de forma seria y responsable contra el doping y otras amenazas deportivas, sin airearlas mucho si hay amenaza de quedar en ridículo. Es decir, una legislación sin dudas, con pruebas concretas pero sin airear mucho, salvo la condena si la hubiera. Si se decide que no se va a por Madrid 2024, tendrán el inconveniente de muchas instalaciones que se irán perdiendo con el paso del tiempo, con lo que habría que comenzar de nuevo.O renunciar definitivamente. 

Apunte. Regresa la Copa del Rey a Alicante tras el aciago recuerdo de la alineación indebida ante el C.D. Alcoyano. Una victoria que cambió de signo por alinear incorrectamente a Samuel Llorca. Más que la eliminación, dolió esa media hora perdida por esa prórroga que, luego, pudo pesar en la derrota ante el Recreativo de Huelva tres días después.

Acta:A continuación, os dejamos el acta de la cuarta jornada de Liga.
 

No hay comentarios: