jueves, mayo 05, 2016

Pequeños conatos

Difícil es encontrar una temporada en la que no haya un problema de vestuario.Si se va mal, esos pequeños conatos no se logran apagar y brotan más fuegos hasta hundir todo el entramado; por otra parte, si se va bien, la inercia positiva puede aportar la calma precisa, no sin antes haber una preocupación. Aunque las palabras, en verdad, son diferentes, podemos comparar las palabras de Héctor Font en 2013 y Yeray en el día de ayer. En la temporada 2013/14 se complicó todo cuando parecía  que se había parado el peligro en aquel diciembre con tres victorias foráneas(Murcia, Alcorcón y Lugo). Las quejas de Font, sin ser culpa absoluta del descenso, sí dejaron un poso que, para más inri, acabó quemando al propio centrocampista, en un pésimo partido ante el Real Murcia(2-3) en el que logró alguna que otra "gesta"(asistencia al rival, gol en propia puerta). El equipo cayó en barrena tras la humillante derrota en el Mini Estadi. En ese instante, ya nada salía bien.  No tendrá peores consecuencias las palabras de Yeray ante los medios de comunicación, al sentirse poco importante para el entrenador, a pesar de haber mantenido la titularidad con el entrenador actual. Entre el partido en la Pobla de Mafumet y haber contado Mir con Vivancos como titular en los dos últimos partidos ha acelerado la lengua del canario.

Lo llamativo es que el enfado, siendo bueno como medio de no conformarse con la situación de suplencia, nunca debió llevarse ante los medios de comunicación. Llamativo porque, según lo leído, él asume su enfado consigo mismo(lo que es noble...salvo que sea un modo de querer no alimentar su enfado más), insistiendo en que no tiene motivo para pedir al entrenador la razón de su reciente suplencia ya que, tampoco, se la pidió cuando sale titular. Se ha comentado que se ha intentado solucionar en el vestuario este pequeño conato que, quizás, podía haberse resuelto con una charla del entrenador a Yeray, en la semana previa al partido del RCD Espanyol B en el que, entre halagos y palabras de confianza, indicarle la suplencia para darle unos minutos a Vivancos. Un modo de tranquilizar al jugador para que sepa que su salida del once titular no tenía nada de "señalar" ni "sacrificar" al jugador ante la grada.A veces, hay cosas que se dan por supuestas, que el jugador debe asumir la titularidad o suplencia sin explicaciones cuando, a veces, es bueno acabar explicando por el bien del futbolista y del grupo.

Parece que el conato en el vestuario se ha atajado con una reunión, donde no debe haber "ganadores" ni "perdedores". Irónicamente, ni será bueno que Yeray juegue de titular, porque eso puede dar rienda suelta a más jugadores que se quejen por no jugar; tampoco será bueno que haya "perdedores", pues el juego puede verse perjudicado si un jugador viera más complicado el acceso al partido. Vamos, lo que se dice tranquilidad, apagar un fuego y que no quede más que cenizas. Es decir que no surja el fuego con más fuerza cuando más se necesita que el barco, ya encauzado, siga su camino.

Apunte Tercera final consecutiva de equipos españoles en la Champions League.Aparte de la final que disputó el FC Barcelona la temporada pasada, el Real Madrid-Atlético de Madrid vuelve a repetirse dos años después de Lisboa.Aunque se han disputado varias finales repetidas durante sesenta ediciones,lo más parecido fue el duelo AC Milán -Liverpool en 2005 y 2007.

No hay comentarios: