sábado, julio 19, 2014

Un pasado poco afortunado


Todas las noticias y artículos de opinión locales insisten por activa y por pasiva sobre el Hércules: “Desde hace quince años, el club está desnortado”. Es algo curioso porque parece que, antes de Enrique Ortiz Selfa, el club era Jauja y el empresario lo hundió en el lodo cuando su destino era fabuloso. Es más, parece que el club era un prodigio y ejemplo de gestión antes y ahora es un fiasco.

No defiendo la gestión directa e indirecta de esta persona en el club. Es más, creo que uno de sus últimos grandes errores fue sentirse “celoso” por los halagos que recibió el equipo de Perfecto Palacio cuando Ortiz bien podía ponerse la medalla por confiar la nave a una persona competente de su confianza. Luego vino 2012 y el asunto de Portillo, cuando la mayoría de la prensa pensaba que el delantero “no iba a aceptar venir a Alicante con el terremoto que generaba”, de donde viene todo este lodo.

La historia en verdad, demuestra que, con todo, la trayectoria institucional del club ha sido errática salvo unos pocos presidentes dignos de ensalzar. Empecemos recordando que la crisis del club va más allá de quince años, más bien fue terrible el período de Bahía, uno de sus períodos importantes. Durante esos casi tres años, los errores del máximo accionista de aquella época nos llevó a ciertos episodios grotescos como el fichaje de Stankovic, el affaire Sandro Laranjeira o esos fichajes de 1997 que, aparte de suponer la baja a varios jugadores de la temporada 97/98, se presumían “baratos” y que luego no lo fueron tanto(se mintió), decisiones que condujeron en escaso tiempo a la 2ªB y al impago de jugadores. La época de Bahía fue mala a todos los niveles. Lo normal sería que la gente alargue esas frases para decir que han sido los 17-18 peores años. Desde la marcha de José Rico Pérez hubo varios presidentes hasta llegar a Aniceto Benito:Torregrosa, Solano, Orgiles, Albarracin en ocho años.

En los últimos quince años, como decía, se ha acentuado el tema a todos los niveles pero con similitudes en el pasado. Por ejemplo, la situación económica ha llegado a tres suspensiones de pagos(bueno, dos bajo la denominación de procedimiento concursal) pero el Hércules pre Ortiz también las pasaba canutas los 31 de julio de varios años.¿O acaso nos olvidamos que el mismo Aniceto Benito está a punto de dimitir, nada más llegar, cuando ve las cuentas del club-250 millones de pesetas- ?. La historia del club en lo deportivo, de forma más o menos habitual, es haber vivido por encima de sus posibilidades de ingresos(mucho fichaje con “nombre”, pero de vuelta). Si vamos al tema del fútbol base, también destaca las continuas apariciones y desapariciones del filial antes de 1999. Eso sí, esa disculpa no impide decir que, en esta década y media, no haya salido ninguna hornada de jugadores y varias desbandadas. En el tema social, habría que hacer un matiz cuantitativo porque esa época “pre” no contaba con la televisión como enemigo y era habitual ver buenas presencias en el Rico Pérez, incluso en 2ªB en su primer ciclo(1988-1993) pero, en lo cualitativo, siempre ha sido habitual escuchar que se ha maltratado al socio, abonado y, a la par, éste al club cuando decía que “me abonaré cuando suban a 1ª” o exigir a la directiva que “ponga la guinda al pastel de la plantilla con un buen fichaje”.

Decía hace mucho que la afición herculana está muerta, sin esperanza y esperando a que un año se haga realidad la “lápida” que figura en la grada del Mundial, tal está siendo la agonía de su club. Sus tiempos de estar narcotizada ya pasaron(cuando se disfrutaba del fútbol mientras el déficit galopaba en vez de trotar). Su verdadera muerte fue en 1995. Bueno, realmente, sucedió cuando se aprobó las sociedades anónimas deportivas en 1990 con la Ley del Deporte. Algún que otro éxito deportivo pero la imposibilidad de dominar los tiempos como antaño, cuando conseguían que los presidentes dimitieran y anunciaran una gestora.

Apunte. En dos días comienza la pretemporada de este nuevo proyecto en el que el timón lo llevará José Rojo "Pacheta" en el banquillo. En sí, es de los pocos motivos para pensar algo positivo de este año. Ciertamente que son otros factores los que me hacen creer en él(haberlo seguido en el Espanyol demostrando una profesionalidad encomiable) pero, a veces, el apoyo tiene más de irracional(creer en una persona) que en lo racional.





No hay comentarios: